Los errores más comunes a la hora de besar

El beso es un arte que tienes que dominar

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Los errores más comunes a la hora de besar

Una tarde estás con tus amigas hablando de la vida en general y el tema deriva en un aspecto importante de las relaciones de pareja y de las que no son ni pareja: el beso. Una de tus amigas comenta que dejó a su último ligue porque no besaba bien. ¿Qué es besar bien? Te contamos los errores más comunes a la hora de besar, toma nota.

Errores frecuentes a la hora de besar

Ahora te estarás preguntando si sabes besar, si besas bien o no, si a tu pareja le gusta cómo besas. Bien, salgamos de dudas. Merece la pena mejorar la técnica porque el beso es uno de los secretos de una pareja feliz. Así que toma nota para no cometer este tipo de errores.

+ Demasiada saliva. Los besos son jugosos, eso es cierto y además de los labios y la lengua también participa la saliva. Pero cuidado, porque demasiada saliva convierte un beso apasionado en un beso baboso.

+ Mal aliento. Los dentistas y las madres están cansados de repetirnos que hay que lavarse los dientes tras cada comida. Seguro que no lo dicen pensando en el efecto devastador que causa el mal aliento a la hora de besar, pero también sirve como motivación. Si estás insegura, no dudes en hacer una escapadita al baño y utilizar un poco de enjuague bucal.

+ Pensar en otra cosa. Si estás besando a alguien concéntrate en lo que estás haciendo. Con los ojos cerrados o abiertos, da igual, lo que cuenta es que todo tu ser esté centrado en el acto de besar. No pienses en otra cosa, no pienses en la bronca que has tenido con tu jefe, en que tienes que ir al súper o en contestar al Whatsapp de tu amiga. Piensa y siente solo ese beso.

+ Demasiada lengua. Necesitas la lengua para besar, sobre todo cuando estás dando un beso de pasión de esos que forman parte de los preliminares. Pero cuidado con esa lengua exploradora que busca por todos los rincones de la boca ajena porque acaba convirtiendo el placer en molestia.

+ Choque de dientes. A veces ocurren accidentes, eso es cierto, especialmente cuando se trata del primer beso, ese que se da con los nervios como protagonistas. Cuidado con esos choques de dientes que indican un ritmo desacompasado, poca compenetración y que además pueden provocar algún problema bucal.

+ Mordiscos. Morder a tu pareja es uno de esos gestos que sirven para poner un punto más de pasión al encuentro, pero tal vez durante el beso no es el mejor momento para pegarle un morisco. Muerde en el cuello, en el hombro o en la espalda, pero no en la boca.

+ Asfixiante. Muchas personas tienen un concepto equivocado de lo que significa un beso apasionado y confunden la intensidad con la presión. Asfixiar a tu pareja porque no la dejas respirar debido a ese beso hambriento que no termina jamás no es la mejor idea para disfrutar.

+ No en los dientes. Vamos a dejar claro que los dientes no participan en el juego del beso. Así que no se puede morder y tampoco conviene 'limpiar' los dientes de tu pareja. Nos referimos a esa lengua inquieta que se mueve por toda la boca y que acaba por recorrer los dientes de la otra persona.