Porque los pequeños detalles pueden cambiar el rumbo de una pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La importancia de los pequeños detalles en pareja

No son los grandes gestos los que mantienen viva y en buen estado una relación de pareja. Ya nos hemos dado cuenta de que el amor de verdad no es como en las películas y no nos hace falta que nadie conquiste un reino para nosotras. Los pequeños detalles pueden cambiar el rumbo de una pareja, los pequeños gestos son los que de verdad importan.

Una relación que se salva gracias a los pequeños detalles

Un buen día dejasteis de esforzaros en la pareja y ahora veis cómo la relación navega en aguas turbulentas directa a estrellarse contra la ruptura. Pero si hay amor, la dejadez se puede superar. Y no hace falta conquistar un imperio para ponerlo a los pies de tu pareja, ni tampoco un diamante, ni acudir a un programa de televisión ni mucho menos llenar la ciudad de declaraciones de amor.

Basta con un cambio de actitud que haga saber a tu pareja que no vais a dejar que la inercia os convierta en compañeros de piso. Los pequeños detalles se convierten en grandes gestos de amor cuando se hacen desde el corazón. Y solo te costará lo que cuesta preparar un desayuno para dos, lo que cuesta pararte un momento y sonreír a tu pareja o mirarla mientras te habla de algo importante o de algo trivial.

La atención no requiere tanto esfuerzo como piensas. Si no, piensa en lo poco que te costaba tener a tu pareja en mente todo el día en los primeros tiempos del enamoramiento. Claro que el tiempo pasa factura, claro que el enamoramiento no se puede mantener por siempre, pero la dedicación a tu pareja, sin descuidarte a ti misma es algo que puedes hacer cada día.

Aquí te dejamos con una lista de pequeños detalles que puedes ir poco a poco incorporando en tu día a día en pareja y que harán que esa llama del amor nunca se apague: 

1. Una caricia. ¿Qué tal si por la mañana, antes de salir de casa, le regalas una carantoña? ¡No se lo esperará!

2. Un beso inesperado. Prueba un día que estéis de compras y le pilles despistado a plantarle un beso. ¡Le encantará! 

3. Un mensaje de buenos días. ¿A quién no le gusta recibir un whatapp con algún emoticono? Mándaselo a medio mañana y le alegrarás el día.

4. ¡Visita sopresa! Imagínate que estás en tu curro, has tenido un día de perros y sales a la calle y te encuentras con que tu pareja te está esperando. Si a ti te gusta, a él también. 

5. Regalo interactivo. Seguro que hay más de una canción que forma parte de vuestra banda sonora. Busca el tema en youtube y mándaselo por mail. 

6. Compartir aficiones. Fútbol, paddle, leer un libro..., ¿qué le gusta hacer a tu chico en su tiempo libre? Puede que sea algo que te da pereza, pero no está de más si algún día le acompañas a un partido o lo practicas con él. 

7. ¡Hoy cocino yo! Os podéis comer a besos y también... ¡comeros una pizza que tú cocines! 

8. ¡Recuperando tradiciones! Sí, puede sonar de otro siglo, pero igual que le envías un whatapp o un mail, ¿por qué no sacas tu vena de escritora y le redactas una carta de amor

9. ¡Un amor de película! Los días de lluvia en los que da pereza salir no hay mejor plan que montaros el cine en casa. Haced una lista juntos de los títulos que más os molan, preparad las palomitas y ¡3, 2, 1... acción! 

10. ¡Juegos de amor! Y si lo vuestro son más las conversaciones o los juegos, aquí tienes una idea. Coged lápiz y papel y dibujad cada uno cómo veis al otro. También podéis hacer una lista con cosas buenas que os gustan del otro y otras que cambiaríais (tampoco os deis mucha caña).

Estos pequeños detalles pueden salvar una relación del desastre y son los que hacen que tu pareja se sienta valorada y querida, los que recuerdan que vuestra relación es importante y que merece la pena luchar para que el amor no se desgaste.