Relaciones de ida y vuelta: por qué evitar a una pareja Guadiana

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La mayoría de las veces una relación de pareja se rompe para siempre. Pero hay veces que es posible darse una segunda oportunidad. Lo que no resulta nada saludable son esas parejas de ida y vuelta, esas parejas Guadiana para las que romper y volver, volver y romper es ya un hábito.

Por qué evitar las relaciones de ida y vuelta

Muchas veces nos hemos quejado de los hombres Guadiana, de esos hombres que desparecen y al cabo de un tiempo vuelven a aparecer en tu vida. No se quedan ahí. De nuevo vuelven a repetir ese proceso de ida y vuelta capaz de acabar con el equilibrio emocional de un budista. Hemos descubierto que no solo hay hombres Guadiana, también hay relaciones Guadiana a las que debes poner punto y final cuanto antes.

Evitar relaciones de ida y vuelta, las llamadas relaciones Guadiana responde a una necesidad de estabilidad mental. Puedes estar soltera y feliz, puedes buscar otra pareja y romper con ella si las cosas no funcionan, pero no puedes vivir como un perro del hortelano ni tampoco con un perro del hortelano. ¿No lo tenéis claro y por eso volvéis y rompéis una y otra vez?

La duda es lícita, rectificar es lícito, lo que no es saludable es pasar por el mismo proceso de ruptura con la misma persona una y otra vez. Piensa en lo que significa realmente esa persona para ti, tal vez ese amor no vale tanto la pena como pensabas en un principio, tal vez vuelves con él por miedo a la soledad, tal vez crees que es de verdad tu príncipe azul…pero ninguna razón es válida para haceros sufrir el uno al otro de esta manera.

Porque al romper se sufre, porque nos imaginamos discusiones históricas entre vosotros que hacen que toda vuestra relación salte por los aires, porque nos imaginamos que hay mucha pasión entre vosotros y un deseo irrefrenable. Pero ¿no es cierto que también hay entre vosotros muchos reproches, muchas faltas de respeto, muchas inseguridades y muchas desconfianzas? Definitivamente no merece la pena.