San Valentín explicado para escépticos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Reina la paz cuando en una relación de pareja ambos están dispuestos e ilusionados para celebrar el 14 de febrero, Día de los Enamorados. Sin embargo, hay personas, muchas personas, que se niegan a dar por válida esa fecha especial. Tenemos un manual de San Valentín explicado para escépticos, por si acaso lo necesitaras.

Desmontando las excusas de los escépticos de San Valentín

Tenemos un mensaje importante para todas esas personas que se empeñan en no hacer nada especial en San Valentín y que se niegan a celebrar el Día de los Enamorados por considerarlo una tradición impuesta por los estándares de consumo y, como siempre, por la cultura norteamericana. Personas escépticas, dejadnos aclararos que estáis cometiendo un grave error.

La celebración de este día se remonta a la antigua Roma cuando un tal Valentín que luego se convertiría en santo se dedicaba a celebrar matrimonios entre enamorados en contra de las leyes del imperio romano. El cristianismo se impuso en la defensa del amor y se instauró este día especial conmemorando al santo protector de los enamorados.

Estamos hablando del siglo III, cuando en la cultura norteamericana aún no se habían fabricado las hamburguesas y cuando los centros comerciales eran simples mercados de productos de primera necesidad. Valga esta aclaración cronológica para desmontar la mayoría de las excusas que los detractores de San Valentín esgrimen ante sus parejas deseosas de hacer algo especial ese día.

Manual de San Valentín para escépticos

Podemos remontarnos incluso a un tiempo anterior a este tal Valentín cuando por la misma fecha se celebraban también en Roma unas fiestas de la fertilidad, las Lupercalia, que fueron el precedente de las actuales noches de sexo, desfase y rock & roll, un plan que no está nada mal para celebrar el Día de los Enamorados en tu propio hogar y sin gastos extra.

Porque celebrar San Valentín no requiere reserva previa en un restaurante de moda, ni comprar regalos para tu pareja, ni siquiera tienes que llevar a casa una caja de bombones si no quieres. No hay excusas para no celebrar San Valentín, sino que San Valentín es la excusa que necesitas para revitalizar tu relación de pareja.

¿De verdad demuestras tu amor todos los días del año? ¿de verdad te parece innecesario tener una excusa para hacer un guiño de amor a tu pareja?