Soy una mujer y me gusta mi amiga

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Qué pasa si te gusta tu amiga

De lo que se trata es de vivir la homosexualidad femenina de una forma más natural, sin que suponga una especie de revelación divina, un antes y un después en tu vida, ni siquiera una revolución. Igual que no decidimos de qué persona nos enamoramos tampoco podemos elegir el género de la persona que nos atrae. Nos estamos preguntando qué pasa si eres una mujer y te gusta tu amiga.

Mujeres, amigas y algo más

El mayor problema de que te guste tu amiga no reside en que tú acabes de descubrir que te gustan las mujeres. Tampoco es el problema que tu amiga, por ejemplo, sea heterosexual, sino que lo que complica la situación es esa relación de amistad que tenéis. Porque ¿qué pasa con la amistad cuando se envuelve de otros sentimientos diferentes?

Que a ti te gusten las mujeres no es un inconveniente, que a tu amiga también le gusten las mujeres tampoco lo es. Ahora bien, ¿qué va a pasar con vuestra amistad? Un día te descubres con sentimientos diferentes hacia tu amiga, te has enamorado de tu amiga, te atrae tu amiga. Lo primero es saber por dónde circulan sus sentimientos, si también siente algo más por ti o para ella el asunto se queda en una amistad.

Estas relaciones de amigas y algo más suelen ser conflictivas si las cosas no se dejan claras. Porque iniciar una relación de pareja con una amiga supone una transformación total de vuestros roles como amigas. Ya sabemos que la amistad es incondicional, pero el amor, por más que se empeñen en decirnos lo contrario, no lo es.

Las opciones que tienes pasan por mantener silencio sobre tus sentimientos, algo con lo que vas a sufrir mucho y puede que la amistad se resienta porque no te vas a comportar igual que siempre. También puedes confesar a tu amiga tus sentimientos y esperar que a ella le ocurra lo mismo. O puedes intentar apaciguar tus sentimientos transformando vuestra amistad en una amistad con derecho.