Cinco trucos para aceptar tus ojeras

¡Te subirá la autoestima!

María José Roldán Prieto

Es posible que si tienes ojeras lo primero que pienses es en buscar la forma de eliminarlas y que desaparezcan de tu vida. Lo más seguro que esas manchas oscuras de debajo de tus ojos te molesten y no quieras verlas nunca cuando te mires al espejo y por este motivo empieza tu búsqueda incansable de remedios o formas de decirles adiós. Las ojeras pueden aparecer por muchos motivos como la falta de sueño, el estrés, el cansancio, una mala alimentación, por no beber suficiente agua, por tomar algunos medicamentos, porque las tienes por genética, etc. 

Para poder acabar con el problema y encontrar el remedio más adecuado tendrás que averiguar cuál es el motivo exacto que te causa el problema y de este modo poder "atacar" directamente en las ojeras y decirles adiós. Pero no siempre se necesita acabar con ellas para poder vivir bien y disfrutar de tu belleza, en la mayoría de ocasiones lo más importante es aceptar tus ojeras y así, te sentirás realmente guapa.

Cinco trucos para aceptar tus ojeras

1. Con corrector y sin corrector. Hay mujeres que no pueden salir de casa sin el corrector puesto ya que las ojeras afean demasiado su rostro. Un truco para aceptar las ojeras es que te pongas corrector cuando sea necesario porque debes acudir a un evento especial pero que te olvides de usarlo en tu día a día, sólo de esta manera podrás aceptar tus ojeras al verlas diariamente.

2. Son parte de ti. Este truco es un proceso interno que debes completar, ya que las ojeras serán parte de ti y no debes verlo como un problema. Sobre todo si las ojeras que tienes son heredadas, ¿qué le puedes hacer? ¡Es parte de tu familia!

3. Meditación o yoga. En muchas ocasiones las ojeras aparecen por culpa del estrés en esta vida acelerada por lo que no debes luchar contra ellas, debes aceptar que las tienes y que lo que realmente debes hacer en tu vida es frenar el ritmo y poder relajarte. Para conseguirlo tendrás que intentar hacer yoga o meditación... te sorprenderás de los resultados.

4. Míralas cada mañana. Cuando te levantes por la mañana puedes mirar a tus ojeras y aceptar que son tuyas y parte de ti. Míralas, conócelas y que no te dé vergüenza aceptarlas.

5. Una bonita sonrisa. Para aceptar tus ojeras tienes que sonreír más. Sí, aunque no te lo creas la sonrisa cura cualquier mal y el malestar de tener ojeras también podrá sanarse. Sonríe, la vida está para vivirla no para preocuparse de pequeños defectos estéticos. ¡Tu sonrisa será la mejor manera de tapar tus ojeras sin usar corrector!