Corrector de ojeras: cómo usarlo paso a paso

Trucos para utilizar el primer correctamente

María José Roldán Prieto

Cuando quieres estar radiante para una cena o simplemente te gustaría tener un rostro impecable durante todo el día, resulta fundamental disimular las ojeras. Los motivos por los que aparecen las ojeras pueden ser muchos y muy variados, y también podrás uitlizar remedios caseros para poder luchar contra ellas o al menos intentar que se noten menos, pero no siempre hay tiempo para eso y hay que utilizar el corrector de ojeras.

El corrector de ojeras es un producto de belleza que no nos puede faltar en nuestro set de maquillaje ya que es el único que nos puede ayudar a disimularlas.  Es muy importante que sepas cómo aplicar correctamente el corrector de ojeras porque de lo contrario el resultado puede ser desastroso. 

Este producto te ayudará a tapas las ojeras e incluso a disimular las imperfecciones, gracias a que tiene un color semejante al de tu tono de piel, por lo que tendrás que evitar escoger el tono o la textura equivocada.

Las texturas de los correctores para las ojeras 

Antes de empezar a saber cómo usarlo paso a paso tendrás que tener en cuenta qué tipo de corrector y qué textura va mejor contigo, ya que no todos son iguales. Escoger la textura que más va contigo es algo que deberás valorar dependiendo de tu piel y de tu estilo de vida, a mí por ejemplo me va mejor el de barra y el cremoso. 

En el mercado puedes encontrar los correctores de barra que cubren muy bien las imperfecciones, o el corrector en crema que tiene una textura más densa y que va estupendamente para las ojeras más marcadas. Después hay tres más que son las más habituales: el corrector líquido que es más sencillo de usar pero su textura impide que los resultados sean excelentes (y no es indicado si tienes la piel grasa), el corrector de mousse que tiene una textura ligera y el corrector en polvo que no cubren mucho las ojeras.

El corrector de ojeras: cómo utilizarlo paso a paso

Cuando ya sepas la textura del corrector de ojos y además también sepas cuál es el color que va contigo (además de uno o dos tonos más claros que el tono de tu piel, también tienes otras opciones que te ayudarán a tapar las ojeras por completo: el beige, el amarillo, el verde y el color salmón). Una vez que tengas esto claro será cuando puedas empezar a aplicarte el corrector de ojeras para tener un rostro mucho más saludable.

1 Utiliza una crema de contorno de ojos para poder tener esta zona más suave e hidratada, así cuando te apliques el corrector te evitarás que se agriete

2 Aplica el corrector siempre antes de la base de maquillaje.

3 Aplica unas gotas del producto en las ojeras, puedes crear una línea de puntos.

4 Extiende el corrector con pequeños toquecitos por toda la ojera y hasta debajo de la línea inferior de las pestañas, de este modo podrás tapar las ojeras enteras.

5 Difumina el producto hasta que veas que queda totalmente fusionado con tu tono de piel.

6 Utiliza polvos compactos o polvos traslúcidos para que el corrector de ojeras quede totalmente sellado a tu piel.

Después, cuando apliques tu base de maquillaje habitual, ten cuidado de no eliminar el trabajo realizado con el corrector de ojeras, sólo de este modo podrás conseguir un aspecto mucho más saludable y natural.