Aceites vegetales para una piel suave e hidratada

Marta Valle

Aceite para piel

Los aceites naturales para la piel son productos que se obtienen de algunas plantas y disponen como principal objetivo el de conseguir una mayor hidratación que con las cremas normales. Sin embargo, es posible obtener beneficios adicionales gracias a su alto contenido en nutrientes de origen vegetal. El aceite corporal es ante todo una opción para aquellas mujeres que sufren una piel especialmente seca o escamosa y que odian la sensación pegajosa que deja en la piel un cosmético tradicional como la crema. Como función adicional, este tipo de aceites pueden servir de base sobre la cual aplicar al cuerpo masajes de todo tipo.

Beneficios fundamentales de los aceites para la piel

Como hemos comentado, la función principal de los aceites corporales es la hidratación de la piel. El primer beneficio que aportan a este órgano es el del incremento del contenido de lípidos en su capa superior reforzando, de esta forma, su capacidad de barrera protectora. En segunda instancia, los aceites penetran llegando hasta áreas más profundas proporcionando una hidratación mucho más intensa en todas las capas cutáneas. Algunos de estos aceites contienen vitaminas A y E, que son las encargadas de proporcionar las capacidades elástica y regeneradora de la dermis. Dadas estas características, podemos considerar los aceites corporales como una buena opción para evitar el envejecimiento prematuro de la dermis.

Los aceites para la piel también pueden disponer una utilización puramente cosmética. Algunos de estos productos aportan brillo a la piel, lo cual resulta especialmente interesante en estaciones muy calurosas, debido a que estas fórmulas a base de aceites mantienen la superficie cutánea hidratada y suave a lo largo de todo el día.

Los aceites más populares y conocidos son los que siguen: el aceite de jojoba, ideal para las mujeres embarazadas ya que previene la formación de estrías, el aceite de sésamo, que aporta suavidad sobre todo a las pieles secas, el aceite de argán, muy recomendado para problemas de acné, el aceite de almendras, útil como crema corporal y excelente para dermis delicadas, el aceite de onagra, que mantiene la dermis lisa a la par que suave, el aceite de nuez de macadamia, fundamental para la regeneración cutánea y el aceite de oliva, como ingrediente básico para productos hidratantes de todo tipo.

Puedes leer más artículos similares a Aceites vegetales para una piel suave e hidratada, en la categoría de Piel en Diario Femenino.