Cuánto protector solar hemos de aplicar en cada zona de la piel

Consejos para aplicar correctamente la crema solar

Marta Valle

Uno de los grandes problemas a los que nos enfrentamos cuando llega el verano se deriva de las excesivas exposiciones al sol que muchas de nosotras llevamos a cabo. Si no contamos con la suficiente protección es posible que en un corto plazo de tiempo se generen dolorosas quemaduras que no solo nos pueden dejar secuelas directas en forma de molestias sino que también pueden llegar a potenciar el desarrollo de anomalías más severas.

Precisamente, la aplicación de los protectores solares sobre la piel se suele hacer de forma errónea en muchos sentidos. Uno de ellos hace referencia a la cantidad de producto que utilizamos ya que tiende a ser insuficiente o eso, al menos, parecen indicar los estudios realizados al respecto.

Aplicar correctamente el protector solar sobre la piel

1 Cada cuánto se debe aplicar el protector

Las autoridades sanitarias recomiendan aplicar el protector solar cada dos o tres horas de exposición solar directa, especialmente si hemos sudado en exceso, nos hemos bañado o nos hemos secado mediante la utilización de una toalla.

2 Qué cantidad de crema echar

En cada una de estas aplicaciones habremos de usar una cantidad aproximada a 36 mililitros de producto –el tamaño de una pelota de golf- siempre y cuando partamos de la base de una mujer adulta con el bañador puesto. En caso de duda, debemos utilizar siempre más crema solar de la que creamos necesitar, ya que si usamos cantidades menores a las recomendadas podemos dañar la superficie cutánea igualmente.

Algunas estimaciones al respecto afirman que tan solo un 5% de las mujeres se aplica la cantidad necesaria de crema protectora y que un 23% desconoce, incluso, si el índice de protección que usan habitualmente es el adecuado para su tipo de dermis. Según la Comisión Europea, el grado de protección que se indica en los envases del producto tan solo se consigue con 2 miligramos por cada centímetro cuadrado de piel.

3 Cada zona de la piel, una protección

Hay que tener en cuenta, por otro lado, que no todas las zonas del cuerpo reciben el impacto del sol de la misma forma. Por lo tanto, zonas como la cara, el cuello, los hombros, el pecho o la barriga deberán disponer de un cuidado más profundo que otras como las piernas.