Cuidados básicos para las pieles blancas

Marta Valle

Cuidados para la piel blanca

Las mujeres que disponen de una tez muy pálida pueden encontrarse con problemas a la hora de localizar productos adecuados con los que puedan mantener su piel limpia y saludable. Este tipo de dermis suele caracterizarse por tener un cariz muy extremo, es decir, o bien resultan muy secas o, por el contrario, son muy grasientas.

A pesar de esta diferenciación tan evidente, hay un elemento común que suele caracterizar a todas aquellas chicas que tienen un tono de piel muy claro y es que su dermis se irrita con facilidad ante cualquier elemento, especialmente con la exposición intensiva y continua al sol.

Cómo cuidar adecuadamente las pieles blancas

Los cuidados básicos, como en cualquier otro tipo de piel que no sea blanca, han de comenzar por una limpieza exhaustiva y adecuada según el nivel de grasa o de sequedad que presente. Existe un elemento en el que coinciden la gran mayoría de los dermatólogos al respecto y es que las cremas hidratantes seleccionadas ayuden también a proteger la superficie cutánea del daño que causan los rayos ultravioletas. Para la crema del día resulta adecuado seleccionar una pantalla protectora con elementos antioxidantes, mientras que los cosméticos para la noche han de contener retinol, sustancia activa en la regeneración efectiva de las células.

Las pieles blancas disponen como problemática más frecuente el daño que sufren por el efecto del sol, materializándose las anomalías producidas en forma de arrugas, manchas y asperezas. La palidez de la dermis también puede suponer que, en casos de irritación, ésta se enrojezca excesivamente. Para calmar este tipo de dermis es posible usar productos enriquecidos con plantas como el aloe vera o la manzanilla.

La razón por la que la piel blanca se irrita con facilidad ante una exposición continuada a los efectos del sol es la ausencia significativa de melanina. Esta sustancia se encarga de pigmentar la dermis y protegerla de la acción agresora que disponen los rayos ultravioletas. También son pieles más proclives a la aparición de señales como pecas o arrugas e, incluso, en los casos más severos, al desarrollo de enfermedades graves como el cáncer.

Puedes leer más artículos similares a Cuidados básicos para las pieles blancas, en la categoría de Piel en Diario Femenino.