Métodos para pulir la piel: deja tu cuerpo libre de imperfecciones

Marta Valle

El pulido de la piel no es más que otra manera de llamar al proceso de exfoliación que, desde una perspectiva estética y profesional, puede diferenciarse atendiendo a una serie de rasgos distintivos aunque, en ocasiones, no sean demasiado claros. Los pulidos disponen como objetivo principal la regeneración celular cutánea, llegando a reparar las pieles con imperfecciones, dejándolas más tersas, con un color más uniforme y, sobre todo, con un aspecto mucho más saludable. Para llevar a cabo un proceso de pulido de piel, hemos de tener en cuenta que existen tanto productos cosméticos que podemos adquirir en establecimientos como remedios caseros que podemos preparar de forma sencilla.

Cómo pulir la piel de forma efectiva

Para pulir la piel de la cara habremos de utilizar un exfoliante lo más suave posible ya que esta zona es muy delicada y puede ser dañada con mucha facilidad. Si contamos con problemas de acné, habremos de rehuir los productos mecánicos de pulido de piel, sustituyéndolos por exfoliantes con base de ácido. Resulta importante realizar este proceso no más de una vez por semana buscando quitar las células muertas y las imperfecciones del rostro. Exfoliar la piel con más frecuencia puede ser contraproducente puesto que corremos el riesgo de eliminar células nuevas y dañar la superficie cutánea. Una vez concluida la fase de pulido, habremos de hidratarnos convenientemente.

Para pulir la dermis corporal, habremos de tomar en primer lugar una ducha tibia y con el cuerpo húmedo aplicar la crema exfoliante masajeando la dermis con movimientos circulares desde el pecho hasta los tobillos. Para una mayor eficiencia en la distribución del producto, podremos utilizar herramientas como almohadillas o un cepillo de mango largo y, de esta forma, llegar a aquellas áreas que son de difícil acceso para las manos. Una vez concluida la labor, enjuagaremos la piel, nos secaremos y aplicaremos aceite hidratante.

En el caso de los pies, tendremos que seleccionar un producto que esté destinado específicamente a esta zona, siguiendo una rutina similar a la aplicada con el resto del cuerpo. Dadas las durezas que se pueden presentar en los talones, podremos reforzar la labor de pulido con la utilización de una piedra pómez, siempre y cuando concluyamos el proceso mediante la aplicación de una crema hidratante.

Puedes leer más artículos similares a Métodos para pulir la piel: deja tu cuerpo libre de imperfecciones, en la categoría de Piel en Diario Femenino.