Cuidados en la piel del cuello: evita la flacidez

Marta Valle

Los expertos en estética insisten continuamente en la idea de que el rostro no acaba en la barbilla sino que la piel del cuello resulta precisamente una de las áreas más delicadas de nuestro cuerpo y, por tanto, hemos de ponerle una especial atención. El problema fundamental es que no nos solemos fijar en esta zona hasta que los efectos de la edad se hacen más que patentes, habiendo obviado cualquier acceso a tratamientos preventivos. La piel del cuello dispone una menor cantidad de células sebáceas, una menor densidad de fibras conjuntivas y poco tejido adiposo, por lo que tiende a la continua flacidez.

Formas de cuidar adecuadamente la piel del cuello

Uno de los grandes problemas relacionados con la piel del cuello suele ser la papada, un exceso de grasa que progresivamente se ha ido desplazando hasta acumularse en la zona mentada. Esta anomalía puede aparecer debido a un exceso de peso o por cuestiones genéticas, por lo que tendremos que poner especial atención si la padecemos puesto que con la edad tiende a acentuarse al perder firmeza, lo que, en definitiva, puede acabar degenerando en un exceso de piel colgante. La papada puede tratarse con productos cosméticos específicos -especialmente los anticelulíticos, mucho más efectivos que los hidratantes al uso- o con ejercicios orientados a tonificar la zona.

Debemos tener en cuenta que el cuello hemos de tratarlo de la misma forma que hacemos con la cara. Por lo tanto, debemos seguir ciertos pasos básicos en cualquier tratamiento estético como desmaquillarla, usar un tónico para equilibrar el pH y aplicar una buena crema hidratante específica para nuestro tipo de piel. Estos pasos son realmente importantes ya que la dermis del cuello tiene una marcada tendencia a resecarse más que la del resto del cuerpo.

Al igual que ocurre con la piel del contorno de los ojos, una zona tan delicada como el cuello muestra el paso del tiempo con una velocidad que tiende a darnos muy pocas alegrías. Dada esta situación, es posible que tengamos que recurrir antes de tiempo a tratamientos que incorporen productos reafirmantes o con un efecto lifting, de forma que podamos evitar que los signos de la edad supongan un excesivo trauma.  

Puedes leer más artículos similares a Cuidados en la piel del cuello: evita la flacidez, en la categoría de Piel en Diario Femenino.