Grasa o celulitis: descubre qué tiene tu piel

María José Roldán Prieto

El cuerpo debe tener grasa para poder estar protegido, pero existen dos tipos importantes que se deben diferenciar: la grasa subcutánea y la visceral. Puedes tener más o menos grasa dependiendo de la genética que te ha otorgado la naturaleza, dependiendo del tipo de células grasas que son y dónde están ubicados principalmente. Pero además de la genética tus hábitos diarios, la dieta y la actividad física que realizas también influirán en que tengas más o menos grasa corporal. Pero, ¿la grasa corporal es celulitis?

Diferencias entre tipos de grasa y celulitis

La grasa subcutánea se encuentra justo debajo de la superficie de la piel. Es un tejido conectivo que contiene vasos sanguíneos, nervios, folículos pilosos y racimos de células de grasa. Esta grasa subcutánea sirve como una capa de aislamiento para el cuerpo, de este modo podemos mantener la temperatura interna. ¿Alguna vez has visto a una persona muy delgada con mucho frío? Es porque esta capa la tiene más fina. Además también es un depósito de almacenamiento de energía. Por otra parte, puedes encontrar la grasa visceral que es la grasa localizada en el abdomen. Produce hormonas como la leptina y adiponectina.

La celulitis por su parte es una forma específica de la grasa subcutánea. Tiene una apariencia como de hoyuelos y hace que la piel de la persona que lo padece parezca piel de naranja. Normalmente aparece en muslos, caderas y nalgas, aunque también puede encontrarse en el abdomen.  Las personas delgadas también pueden tener celulitis ya que la genética puede hacer que se tenga celulitis, aunque se puede hacer más visible a medida que se envejece puesto que la piel pierde colágeno y se hace más fina.

La celulitis es desagradable visualmente pero no suele causar problemas de salud, en cambio, la grasa visceral sí puede causar problemas peligrosos. El exceso de este tipo de grasa altera el equilibrio del cuerpo, las hormonas se desequilibran, se pueden endurecer las arterias y provocar un aumento de la presión arterial, además puede provocar diabetes y que el nivel del colesterol malo se dispare. Sin duda vale la pena tener una dieta y un estilo de vida saludable para que la grasa visceral no te dé problemas y además, puedes combatir la aparición de la celulitis con un buen estilo de vida.