Remedios caseros para los codos secos

Marta Valle

Remedios caseros para los codos secos

Los codos resecos o excesivamente ásperos suponen un problema bastante frecuente que,además, puede afectarnos a nivel estético. Suele derivarse de una ausencia patente de la necesaria hidratación en la zona. En los casos más severos, la piel del codo puede ganar volumen y volverse ligeramente más oscura o, por el contrario, adquirir un tono más blanquecino debido al propio proceso de descamación de la piel. Para lucir una epidermis sana a la par que bonita, podemos echar mano de una serie de remedios caseros de fácil elaboración.

Combatir los codos secos con remedios caseros

Si lo que deseamos es devolver la suavidad a unos codos excesivamente resecos, la primera medida que debemos tomar pasa por una exfoliación completa. Si no contamos con ningún producto parecido, resulta posible elaborar un remedio casero que actúe a modo de exfoliante. Para ello, tan sólo tenemos que mezclar dos cucharadas de azúcar con tres cucharadas de aceite de oliva y aplicar la combinación resultante directamente sobre la zona afectada, mediante un suave masaje a base de movimientos circulares. Debemos dejar actuar la mezcla durante unos diez minutos y después retirarla con agua tibia.

También podemos elaborar una suerte de crema casera que sirva como alternativa efectiva a los caros productos cosméticos. Necesitamos dos cucharadas de mayonesa -mucho mejor si la hemos elaborado nosotras mismas- y una cucharada de aceite para bebés. Mezclamos ambos ingredientes y untamos la pasta resultante sobre la piel del codo. Debemos dejarla actuar unos veinte minutos para que sus propiedades humectantes dispongan un efecto completo. Para conseguir un resultado perfecto, hemos de repetir este tratamiento tres veces por semana hasta que consigamos una mejoría notable.

Uno de los mejores remedios caseros que existen para combatir la resequedad de los codos consiste en emplear uno de los productos con mayores cualidades hidratantes para la piel: la miel. Este fluido consigue que la epidermis se recomponga progresivamente manteniendo intacta, a su vez, su elasticidad natural. Mezcla una cucharada de miel con diez gotas de zumo de limón y extiende la crema resultante sobre los codos. Pasados unos diez minutos has de retirarla con agua tibia.

Puedes leer más artículos similares a Remedios caseros para los codos secos, en la categoría de Piel en Diario Femenino.