Remedios caseros para cicatrizar heridas

Marta Valle

Las cicatrices son marcas que aparecen en la piel como resultado de una reacción del organismo ante una lesión o una herida. El proceso da comienzo por la acción del colágeno que generan las células cercanas a la herida. De hecho, el exceso de esta sustancia es el que produce la cicatriz que, en principio, dispone una coloración roja y, progresivamente, va mimetizándose con el resto de la epidermis. El tejido creado no realiza las mismas secreciones aceitosas que la piel normal ni posee la misma elasticidad, lo cuál puede procurar consecuencias como dolor o picor.

Acelerar la cicatrización de heridas con remedios caseros

Uno de los remedios caseros más efectivos a la hora de acelerar la cicatrización de las heridas consiste en la elaboración de una cataplasma con hojas de plátano. Para la realización de este truco tan solo tenemos que moler unas cuantas hojas de esta fruta con un mortero hasta que se desprendan los jugos que las componen. Una vez extraídas estas sustancias, hemos de aplicarlas directamente sobre la zona afectada, siempre y cuando hayamos procedido a una correcta limpieza previa. Posteriormente, debemos poner una venda sobre la cataplasma y dejarla actuar unos treinta minutos.

El tomillo es una planta que por sus propiedades bacterianas resulta una alternativa ideal para combatir las infecciones o prevenir su aparición en el caso de disponer de la cicatriz de una herida. Para ello, podemos tomar tres tazas de infusión al día acompañadas con una cucharada de flores secas. En el mismo sentido, podemos elaborar un jarabe casero a base de una cucharada de tomillo y dos cucharadas de manzanilla en un litro de agua.

Vigilar nuestra dieta también puede suponer un buen remedio casero para acelerar la cicatrización de las heridas. Con este objetivo en mente, podemos aumentar la ingesta tanto de proteínas como de productos ricos en vitamina E, de forma que redunde en la disposición de una epidermis mucho más resistente a la par que saludable. Esto es así porque una deficiencia patente de nutrientes en el organismo es capaz de demorar la cicatrización de la piel.