Remedios caseros para los talones resecos

Marta Valle

Remedios para los talones secos

Los talones resecos o agrietados manifiestan, de forma palmaria, una ausencia patente de falta de atención en el cuidado de los pies. Esta anomalía tiende a presentar fisuras regulares que afectan principalmente a la capa superficial de la piel. En cualquier caso, se trata de un problema que no suele ser perjudicial para la salud, salvo en los casos en los que estas grietas penetran a un nivel más profundo, pudiendo producir fuertes dolores e, incluso, sangrado. Situación que, además, podría conducir a una infección. Para evitar este padecimiento común entre las mujeres, podemos recurrir a una serie de remedios caseros, sencillos a la vez que accesibles.

Combatir los talones secos con remedios caseros

Uno de los remedios caseros más comunes y efectivos para evitar que los talones se resequen en exceso pasa por la utilización de una piedra pómez, acompañada de un baño de pies. Para ello, antes de proceder a acostarnos, tenemos que poner en remojo lo talones en agua caliente durante unos veinte minutos para proceder, inmediatamente después, a frotarlos con una piedra pómez, poniendo cuidado en no maltratar en exceso las zonas que dispongan grietas. Observaremos como, progresivamente, las células de piel muerta se van desprendiendo, dejando lugar a una piel más suave. Una vez realizados estos pasos, tan sólo tenemos que enjuagarnos los pies, hidratar la piel con crema y ponernos calcetines.

Una alternativa casera a los tratamientos cosméticos para impedir el agrietamiento de los talones consiste en mezclar la mitad de un aguacate o la mitad de un coco -obviando el recubrimiento exterior- con un plátano con el fin de licuarlos y obtener una suerte de pasta cremosa a la par que espesa. Estos productos van a proporcionar a la piel los aceites esenciales y las vitaminas necesarias para mantenerla convenientemente hidratada y suave.

Remojar los pies en zumo de limón durante diez minutos supone uno de los remedios caseros más populares a la hora de tratar los talones resecos. Una vez pasado este tiempo, podemos frotar la zona afectada con un cepillo de dientes con el objetivo de exfoliar con suavidad las capas superiores de la piel muerta, origen, en la mayoría de ocasiones, de la existencia de esta anomalía.

Puedes leer más artículos similares a Remedios caseros para los talones resecos, en la categoría de Piel en Diario Femenino.