Remedios caseros para la congestión nasal

Marta Valle

La congestión nasal o nariz taponada es una anomalía que afecta diariamente a cientos de mujeres. Se trata de una obstrucción de las fosas nasales, producida generalmente cuando tanto la membrana que recubre el interior de la nariz como los vasos sanguíneos residentes en la zona se inflaman, generando la sensación de dificultad a la hora de respirar, así como continuos goteos mucosos y estornudos. El origen este problema puede tener diferentes causas, como resfriados comunes, alergias, gripes, sinusitis o infecciones en los senos paranasales. El tratamiento médico dependerá de la patología que lo cause, aunque podemos tratar el síntoma de forma aislada a través de remedios caseros.

Aliviar la congestión nasal mediante remedios caseros

El remedio casero por antonomasia para aliviar la congestión nasal consiste en hervir dos tazas de agua, verterlas sobre un recipiente y añadir unas cuantas gotas de aceite de eucalipto. Después, hemos de posicionar la cara sobre el recipiente y colocar una toalla sobre la cabeza intentando reproducir una suerte de tienda de campaña. Una vez en dicha disposición, procederemos a absorber los vapores durante un período no superior a 10 minutos, intentando respirar a través de la nariz de modo que las fosas nasales vayan descongestionándose. Este proceso también se puede reproducir con otros productos como el aceite de orégano o el aceite de árbol de té.

En muchos países se emplea un remedio casero consistente en agregar especias picantes a la comida. De este modo, productos como el curry, la pimienta roja, los platos mexicanos, las sopas chinas o la pimienta negra pueden servir de ayuda para abrir los senos nasales y disminuir la inflamación en la zona. También algunas bebidas calientes, como el té verde, resultan enormemente beneficiosas para combatir los efectos que provoca la congestión nasal.

Pelar un diente de ajo, cortarlo en rodajas finas y colocarlas debajo de cada uno de los orificios nasales durante unos 15 minutos puede ser otro magnífico truco casero que puede aliviar las molestias producidas por la congestión nasal. De esta forma, el aceite natural que reside en este producto ayuda a abrir las fosas nasales, matando las bacterias y permitiendo que respiremos mejor.