Remedios caseros para la anemia

Marta Valle

La anemia es una anomalía que dispone como principal factor de riesgo una alimentación inadecuada. Ocurre cuando el organismo presenta una deficiencia patente de hemoglobina, normalmente debida a un nivel excesivamente bajo de hierro. Otros factores como una pérdida excesiva de sangre durante la menstruación o en un accidente también pueden asentar un escenario en el que sea relativamente sencillo el desarrollo de una problemática como la anemia. Podemos recurrir a una serie de remedios caseros de fácil elaboración para combatir los principales síntomas de esta enfermedad.

Combatir la anemia mediante la utilización de remedios caseros

Si la anemia se debe a una baja presencia de hierro en el organismo, uno de los principales remedios caseros a los que podemos echar mano para solventar esta anomalía pasa por la incorporación de ciertos alimentos a nuestra dieta. En lo que respecta a las proteínas animales, las opciones más saludables son el hígado, las carnes rojas magras -preparadas a la plancha-, los mariscos y los pescados azules como el salmón o la trucha. En cuanto a los vegetales, deberíamos optar por legumbres como los guisantes, la soja, las lentejas o las judías, y por las verduras de hoja verde como las espinacas, las acelgas, el brócoli o los canónigos.

Otro truco casero bastante efectivo para combatir la anemia causada por la ausencia sustancial de hierro consiste en el incremento del consumo de frutos secos. Teniendo en cuenta que no debemos exceder el consumo de más de un puñado al día -ya que contienen mucha grasa- se nos presentan como buenas opciones las nueces, las almendras, los pistachos, las avellanas y las pipas de girasol.

Un gran recurso que puede actuar a modo de remedio casero para frenar el avance de una anemia resulta en acompañar las comidas con alimentos que contengan vitamina C. Esta vitamina ayuda al organismo a absorber de una forma más efectiva el contenido en hierro de los alimentos que estemos ingiriendo. De esta forma, podemos usar productos como la piña, la coliflor, la naranja, el limón, el tomate, los arándanos rojos, el melón, las fresas frescas y las coles de bruselas.