Así son los tipos de tatuajes que mejor impresión causan en un trabajo

Sonia Murillo

Llevar un tatuaje puede suponer un problema en determinados ambientes de trabajo. Pero si te mueres de ganas por hacerte ese símbolo que tanto significa para ti y crees que tu jefe se va a volver loco cuando te lo vea, aquí tienes algunas ideas que evitarán que eche chispas por las orejas.

Los mejores tatuajes para llevar en el trabajo

+ Invisibles. No nos referimos a que te tatúes con tinta transparente si no a que te lo hagas en un lugar que jamás quede a la vista en la oficina. Los lugares más discretos para hacerse un tatuaje son la espalda, el abdomen y los muslos. Estas zonas tienen la ventaja de ser también las más grandes del cuerpo, así que podrás dejar volar tu imaginación libremente y hacerte lo que más te apetezca.

+ Pequeños. Si no puedes resistirte a hacer el tatuaje de tus sueños en la muñeca o incluso en el cuello, entonces te recomendamos que optes por un símbolo pequeño aunque cargado de significado y que sea lo más discreto posible.

+ Blanco y negro. Si no quieres que los directivos se pongan como unas hidras (todavía hay gente que piensa que los tatuajes son ‘de presidiarios’) opta por tatuajes de colores suaves, a poder ser cíñete al blanco y negro e incluso si es solo al primero mejor.

+ Los motivos. Puede que lo tuyo sea el heavy metal pero si trabajas en un banco ya te puedes olvidar de hacerte un tattoo a todo color del logo de Guns n' Roses en el antebrazo. Para este tipo de tattoos opta por las zonas discretas del primer punto. Elige otros símbolos que representen aquello que te gusta, en este caso, una buena solución, podría ser la partitura de tu canción favorita.