Piercing en el ombligo, todo lo que tienes que saber

Solo un 4% de los hombres lleva piercing en el ombligo

Sonia Murillo

El piercing en el ombligo es uno de los más populares, sobre todo entre las mujeres (solo un 4% de quienes lo llevan son hombres). Quedan muy sexies, pero llevarlo también tiene sus riesgos. Aquí tienes todo lo que necesitas saber antes de hacértelo.

Lo que necesitas saber si vas a hacerte un piercing en el ombligo

+ ¿Qué significa?

Llevar un piercing en cualquier zona del cuerpo es un reflejo de tu personalidad, de tu individualidad y de tu rebeldía. Aunque hoy en día los llevan millones de personas, conservan parte de este significado, pero lo importante, sin embargo, es lo que represente para ti.

+ ¿Se puede ocultar o tapar?

Una de las grandes ventajas de este tipo de perforación es que se encuentra en una zona muy discreta que nunca quedará a la vista en entornos más serios como el laboral.

+ Tipos de piercings en el ombligo

Aunque lo más normal es llevar perforado el pliegue superior del ombligo, hay más posibilidades. Puedes perforarte también en la parte inferior y combinar ambos o hacerlo solo en uno de los dos pliegues. Otra opción menos popular es el piercing horizontal. Se hace justo debajo del ombligo atravesando la piel de lado a lado.

+ ¿Duele hacer un piercing en el ombligo?

Cada persona tiene una tolerancia al dolor diferente, pero lo cierto es que no duele más que hacerte un pendiente en una oreja. Las perforaciones en cartílagos son las más dolorosas y aquí no se atraviesa ninguno así que el dolor será tolerable.

+ Tiempo de curación

Sin embargo, el proceso de curación es más lento aquí que en otras partes del cuerpo. Tarda entre 6 y 9 meses en estar curado, así que paciencia.

+ Cuidados del piercing en el ombligo

Como cualquier perforación requiere de una serie de cuidados básicos. Durante los primeros 6 meses debes limpiarlo unas tres veces al día con suero fisiológico y después secar con una gasa (nunca uses algodón o papel de baño porque dejan restos que pueden infectar la herida).

+ Riesgos

Todos los piercings corren peligro de infectarse si no se curan bien, pero es algo que se puede prevenir si le dedicas unos minutos al día. También existe riesgo de rechazo, para minimizarlo mejor recurrir a joyas de buena calidad, de oro, plata o acero quirúrgico. Si se enganchan con algo pueden rasgar la piel por eso es recomendable llevarlos con ropa ancha, sobre todo al principio.

+ ¿Qué pasa si estoy embarazada y tengo un piercing en el ombligo?

Si no tienes un piercing no te lo hagas mientras estés embarazada. Si ya lo tienes, deberás retirarlo cuando tu vientre empiece a crecer o sustituir tu joya habitual por una específica para el embarazo, fabricada con un material flexible.