Cómo llevar las uñas pintadas al trabajo

Tips para una manicura ideal y perfecta

Irene Gusi

En la sociedad actual se le da mucha importancia a la imagen personal, ¿verdad? Un maquillaje excesivo o una prenda demasiado desorbitada puede mostrar una imagen que no corresponde a tu personalidad. Y por esta misma razón hay que tener en cuenta varios detalles importantes a la hora de crear nuestro estilismo del día a día.

Las manos suelen ser muy a menudo un foco de atención de las miradas de nuestro entorno, y es muy recomendable cuidarlas. En este caso entra en juego la manicura perfecta para llevar a tu entorno laboral, que dependerá mucho de tu profesión. En Diario Femenino te contamos cómo llevar las uñas pintadas al trabajo para acertar con tu elección, ¡te encantará! 

Manicura perfecta para ir a trabajar

Para comenzar a establecer unas normas de cómo pintarnos las uñas para el trabajo, es importante que sepas que todo depende de nuestra profesión y del trabajo que ejerzamos. En primer lugar, en el caso de una doctora o de una cocinera su trabajo es 100% manual. Y por ello debería llevar las manos totalmente despejadas de pintura o de manicura. Lo mismo ocurre con aquellas personas que trabajan con niños, a las que se les recomienda no llevar ningún tipo de pintauñas. 

En otras ocasiones de trabajos manuales, como los profesionales de centros de estética, suelen llevar las manos pintadas porque se dedican a ello, y pueden dar ejemplo de su trabajo. En definitiva, en los trabajos donde no existe ninguna norma sobre las uñas puedes llevarlas pintadas, siempre y cuando elijas bien el tono y el tipo de diseño para ello

+ Tonos neutros

Los tonos neutros o las tonalidades claras son de esas opciones que nunca fallan, sea cual sea la ocasión en la que las luzcas. También puedes optar por un esmalte de brillo o transparente, que te ayudará a ocultar las imperfecciones de tus uñas sin renunciar a su aspecto natural. Es, sin duda, la clásica técnica que muchas utilizan para pintarse las uñas de forma discreta sin renunciar a sentirse bellas por dentro y por fuera. ¿Te animas a probarlo? 

+ Manicura francesa

En los diseños o manicuras, la francesa es la más idónea. Se caracteriza por su sencillez y elegancia, y para los trabajos esos dos aspectos son muy importantes. Así que no lo dudes más y hazte una manicura tan básica y bonita como esta, que podrás lucir también si tienes un evento al salir de trabajar, una cita romántica o vas a pasar una velada agradable con tus amigas. ¡Ideal! 

+ Uñas cuidadas

Si has optado por llevar las uñas pintadas tienes que tener en cuenta que debes evitar bajo cualquier situación lucir unas uñas descamadas o descuidadas. Dará una imagen de dejadez que, si trabajas de cara al público, no es adecuada. Ponte manos a la obra y córtalas de la manera que más te guste, dales la forma necesaria con una lima, quita las cutículas e hidrátalas. También puedes hacer, de vez en cuando, un tratamiento más exhaustivo puliendo la superficie de la uña para que estén más suaves y bonitas. ¿Ves que fácil? ¡Tú también puedes hacerlo! 

 

Si quieres conocer más a cerca del maquillaje perfecto para ir a trabajar, no debes perder detalle del siguiente vídeo. El maquillador David Francés nos dio una clase práctica sobre el tema en nuestro II Encuentro #EntreNosotras, donde nos enseñó a conseguir un make up ideal en tan solo 10 minutos. ¿Quieres aprender tú también a elaborarlo? Bien, toma nota de todos sus trucos y tendrás un beauty look divino para ir día a día a la oficina.