Cómo adelgazar con infusiones y cápsulas de té verde

Teresa Guerra

Las propiedades del té verde han convertido a este producto en uno de los más populares de todas las dietas para adelgazar. Además de sus magníficas propiedades para la salud, su eficacia a la hora de bajar de peso ha hecho que se convierta en un elemento casi obligatorio de las dietas, junto con otras infusiones.

Junto con la popularidad del té verde han llegado otras similares como el té rojo, el ooolong o el té negro. Combinarlos es la mejor forma de conseguir efectos adelgazantes, pero el té verde es siempre el más destacado, y se usa tanto en forma líquida como en otras más diferentes, por ejemplo en cápsulas.

Los efectos del té verde en las dietas para adelgazar

El té verde es la segunda bebida más común del mundo tras el agua, y no es difícil entender por qué. Entre los beneficios de esta milenaria bebida se encuentran los polifenoles, unos potentes activos antioxidantes que sirven para eliminar los radicales librse, causantes de muchas enfermedades y de otras señales de envejecimiento.

También son útiles a la hora de adelgazar, ya que contienen catequinas, haciendo que se activen en el cuerpo las células encargadas de quemar grasa. La cafeína que contiene se relaciona también con un efecto estimulante y de disminución del apetito. El té verde se puede tomar no sólo en forma líquida, sino también en cápsulas, aunque pierde su efecto de hidratación del cuerpo.

Pese a todos estos supuestos efectos beneficiosos para el organismo, lo cierto es que los beneficios del té verde como método de adelgazamiento no han sido probados de forma científica. Las infusiones suelen incluirse en las dietas como un método de ayudar al estómago a digerir mejor, pero más allá de estas propiedades no se ha encontrado una relación directa entre su uso y la disminución de peso.