Cómo adelgazar y relajarse con masajes reductores

Teresa Guerra

Tumbarse y dejar que alguien nos relaje con sus manos, es uno de los grandes placeres de la vida. Los masajes no sólo nos ayudan a destensar los músculos y alivian el estrés, tienen otras propiedades. Pueden incluso ayudarnos a adelgazar, si se aplican adecuadamente.

Los masajes adelgazantes son uno de los recursos a los que podemos acudir para bajar de peso. Es importante recordar que no servirán de nada si es la única medida que tomamos, es necesario llevar una dieta equilibrada y hacer deporte. Pero, como complemento, estos masajes son una solución ideal para quemar grasas.

Masajes reductores para quemar grasas

Un masaje reductor se aplica siguiendo unas técnicas distintas de las de otros masajes. Un buen masaje tonifica los músculos y ayuda a mantener la piel tersa, aunque no lo parezca esto no es sólo una cuestión de belleza sino también de salud, ya que el masaje adelgazante es ideal para reducir la celulitis.

Para hacer este tipo de masaje lo mejor es aplicar a un centro de belleza, que pueda realizarlo adecuadamente, activando la circulación y eliminando la grasa. Para ello antes debemos pasar un control médico adecuado, ya que si hay complicaciones este tipo de masaje puede afectar al riñón, ya que se realiza un drenaje linfático. Bien aplicados, pueden eliminar toxinas de nuestro cuerpo, mejorar la digestión e incluso ayudar con los gases y la hinchazón.

La mejor forma de aplicar estos masajes de aplicar cremas reductoras específicas o glicerina líquida, apretando las zonas como el abdomen o la espalda. Deben ir aumentando en intensidad para hacer que la grasa se movilice, y haciéndolo siempre en el sentido de las agujas del reloj, durante unos treinta minutos. Además de los masajes, una buena dieta, beber dos litros de agua al día y hacer deporte es la clave para maximizar su eficiencia.

Puedes leer más artículos similares a Cómo adelgazar y relajarse con masajes reductores, en la categoría de Adelgazar en Diario Femenino.