Cómo adelgazar de forma natural: los beneficios del jengibre

Teresa Guerra

La preocupación por nuestro peso no es sólo una cuestión de estética, es indudable que tiene una gran influencia en la salud, por lo tanto es normal que busquemos la mejor forma de eliminar la grasa y tonificar nuestros músculos. Para ello tenemos que seguir unas buenas rutinas de dieta y ejercicio, pero también hay algunos que nos pueden ayudar.

Uno de ellos es el jengibre, una raíz que se usa en la cocina en platos salados y en postres, y que por sus propiedades puede formar parte de nuestra despensa de hierbas y tés adelgazantes. Además, el jengibre contiene muchas propiedades nutricionales, así que no sólo ayuda a perder peso, también a estar más saludables.

Cómo usar la raíz de jengibre para adelgazar

El jengibre es una raíz, pero su fuerte sabor hacen que se suela encontrar en polvo o diluido para usarlo en la cocina. Además de tener un sabor único y particular, el jengibre se ha usado durante siglos por sus propiedades medicinales. Entre ellas se encuentran sus propiedades digestivas, que pueden aliviar problemas de estómago como el colon irritable, y tiene propiedades inmunológicas. Incluso se le atribuyen propiedades curativas de enfermedades tan graves como la artritis y el cáncer.

En cuanto a sus propiedades adelgazantes, además de digerir mejor la comida, el jengibre nos ayudará quemando grasa de forma natural al acelerar el metabolismo. También reduce los gases y la hinchazón, y genera sensación de saciedad, por lo que nos ayuda a controlar el apetito.

Para incluir el jengibre en nuestra dieta de adelgazamiento lo más sencillo es hacerlo a través del té. De esta forma no sólo nos ayudará a estar hidratadas, también podemos aprovechar sus beneficios para digerir y procesar la comida. Una vez limpia, la raíz de jengibre se hierve en agua (unos 100 gr. de jengibre rallado para 750 ml. de agua), se deja reposar y se elimina el jengibre. Se puede tomar frío o caliente, ¡así que ya no tienes excusa para no probarlo!