El secreto del té blanco para adelgazar

Teresa Guerra

El té es una de las bebidas más consumidas del mundo, y son poco quienes desconocen sus beneficios. Tomar un té no sólo es una estupenda forma de relajarse, también tiene muchos beneficios para nuestro organismo, y especialmente para el sistema digestivo, es por eso que se considera que el té puede ayudarnos a adelgazar.

Además de los beneficios del té verde y rojo, hay otro que desataca, el té blanco. Se trata de la variedad más pura, apreciada por su delicado sabor y por sus notables efectos sobre el cuerpo. Uno de los que más destaca es la capacidad que se le atribuye para adelgazar, por lo que combinado con dieta y ejercicio adecuado, podemos potenciar sus efectos.

Los beneficios del té blanco en la dieta

Originario de china, el té blanco es conocido como un auténtico elixir de la juventud, sólo al alcance de unos pocos. Está formado por las hojas más tiernas de la “camellia sinensis”, la misma variedad que el té verde, que sólo duran unos pocos días al año. Una vez recogidas se secan al sol de forma natural para elaborar las hojas de té.

En cuanto a sus efectos, el que más contribuye a la bajada de peso es el de la aceleración del metabolismo que se produce al tomarlo. Gracias a ello el cuerpo consumirá las calorías con mayor rapidez, generando un efecto quemagrasas. Además, mejora la digestión y produce sensación de saciedad, lo que nos ayuda a evitar comer en exceso.

Otras de las ventajas más conocidas del té blanco son su capacidad para evitar la retención de líquidos, su efecto depurativo, su contenido en antioxidantes que contribuye a controlar el colesterol, y cómo dificulta la creación de tejido graso. No se trata de una bebida milagrosa, pero puede ser una buena forma de potenciar los efectos de una dieta sana que nos ayude a perder unos kilos con mayor eficacia.

Puedes leer más artículos similares a El secreto del té blanco para adelgazar, en la categoría de Adelgazar en Diario Femenino.