Dieta en Nochebuena para disfrutar sin engordar

Te damos opciones para que no cojas ni un solo kilo durante estas navidades.

Teresa Guerra

La cena de Nochebuena supone reuniones familiares, regalos, celebración...y también una gran comida. En las fiestas es fácil perder la perspectiva de la dieta y dejarnos llevar, y nuestro cuerpo nos pasa factura después de estos excesos con problemas como una excesiva acumulación de grasa. Para evitarlo debemos seguir algunos sencillos consejos que nos ayuden a mantenernos en forma sin renunciar a los placeres de esta celebración. Haz esta dieta en Nochebuena para disfrutar sin engordar ni un solo kilo en el periodo navideño.

Dieta sana para Nochebuena

La mejor forma de prepararnos para la cena de Nochebuena es llevar durante los meses o semanas previos al evento una dieta balanceada que nos ayude a mantener una alimentación estable y reducir poco a poco las calorías. Así evitaremos que cuando se acerque la fecha señalada tengamos que recurrir a dietas rápidas que nos provoquen efecto rebote. Mantener una dieta sana durante todo el año es importante, y no solo en Navidad. 

Consejos para cuidar la dieta en la cena de Nochebuena

En el mismo día de la cena de Nochebuena podemos elegir un menú especialmente ligero y con pocas calorías, así podremos abusar un poco más en la cena sin que el conteo final de calorías sea excesivo. Evita las bebidas azucaradas e hidrátate con agua y zumos de frutas, aumenta la proporción de verduras y reduce las grasas, los carbohidratos y los azúcares, pero no ayunes o comerás en exceso después.

Limita el picoteo en tu cena de Nochebuena

Durante la cena intenta limitar el picoteo de canapés o fritos, puedes preparar algunas alternativas como verduras crudas con queso light. Si puedes recurre a carnes magras como el pollo, o bien al pescado y marisco sin demasiadas salsas ni aliños. Cuando estés preparando los platos principales de tu cena, intenta apostar por el cocinado a la plancha o al vapor. En caso de no encargarte de preparar la comida puedes tomar algo ligero antes de acudir a la cena para evitar la sensación de hambre.

El alcohol también tiene muchas calorías, por lo que es mejor acompañar la cena con agua y reservar el vino o champán para los brindis. Para el postre acompaña los dulces típicos de la cena, como mazapán o turrón, con alguna pieza de fruta y un té o infusión digestiva.