Dieta vegana: beneficios y peligros de seguirla

dieta vegana

Si existe una tendencia en alza en el mundo de la alimentación, convirtiéndose más en una forma de vida, en una moda que en una simple rutina alimentaria, ésa es la del veganismo. Ser vegano implica ir más allá de una dieta vegetariana al uso, ya que también busca cuidar la salud de las personas, a la par que respetar al medio ambiente y a los animales. De esta forma, todas aquellas personas que siguen un régimen vegano evitan comer cualquier alimento de origen animal como la carne, la miel, los huevos, la leche o la gelatina.

La filosofía vegana busca, en este caso, un equilibrio entre lo saludable,  los practicantes afirman que numerosas enfermedades habituales están relacionadas con el consumo de grasa animal, y el respeto a la naturaleza ya que consideran a los animales seres con los que convivir y no a los que matar.

Propiedades de la dieta vegana 

La dieta vegana evita una gran cantidad de sustancias de origen químico que se encuentran insertas en los productos de origen animal, como puedan ser las conocidas grasas saturadas y el colesterol. Además, los veganos tienden a incorporar en sus rutinas una mayor concentración de nutrientes que provienen de la fruta fresca, las verduras y los granos. Todo ello puede redundar en una reducción del riesgo a padecer presión arterial alta, ciertos grados de diabetes e, incluso, algunas enfermedades cardiovasculares. Otro beneficio que parece que hace ganar adeptas en los últimos tiempos es la creencia de que con este tipo de régimen es posible obtener un mayor control de nuestro peso.

De esta forma, tenemos bastante claro que la base fundamental de la dieta vegana son los productos de origen vegetal. Por lo tanto una composición correcta estaría compuesta por alimentos como los cereales (avena, centeno, arroz, pasta, etc.), las verduras y hortalizas, (tomates, zanahorias, espinacas, patatas, etc.), las frutas y los frutos secos (naranjas, fresas, pasas, ciruelas, higos, etc.), los alimentos ricos en calcio (tofu, leche de soja, etc.),y  las legumbres (guisantes, cacahuetes, garbanzos, lentejas, etc.).

Peligros de la alimentación vegana

Numerosos estudios apuntan al hecho de que las personas veganas poseen una mayor tendencia a desarrollar trombos y aterosclerosis, lo que redunda en un mayor riesgo cardiaco. Aunque es cierto que la baja ingesta de grasas animales reduce la cantidad de colesterol en sangre, también propicia el descenso de las cantidades de ácidos grasos omega3 y de vitamina B12 ingeridos, lo que inevitablemente va a condicionar la salud cardiovascular.

La escasez de esta vitamina, la B12, puede ser causante de la conocida como anemia megaloblástica y la ausencia de omega 3 afecta directamente a la circulación de la sangre. Dichas investigaciones también hallaron que los veganos poseen niveles elevados de homocisteína, un aminoácido relacionado con enfermedades cardiacas, y que, además, presentan carencia de colesterol HDL o colesterol bueno.

De estos desequilibrios surge, en numerosas ocasiones, la necesidad entre los veganos de completar sus dietas a través de la ingestión de numerosos suplementos vitamínicos, ácidos grasos esenciales y minerales.      

Marta vallle  •  lunes, 18 de marzo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x