Falsos mitos sobre dieta: la patata engorda

La patata tiene muchos beneficios

Beatriz Iznaola

La alimentación es uno de los temas comunes que más mitos tiene a su alrededor, no obstante, muchos de ellos acaban siendo falsos. Durante mucho tiempo se ha afirmado que la patata engorda y que, por eso, había que eliminarla de la dieta. La patata no solo no engorda, sino que, además, tiene muchos nutrientes que le hacen ser un alimento que puede reemplazar a muchos otros. En la rama nutricional se la asigna como "vegetal C", lo que le asimila mucho a los cereales, pero sin tantas calorías. Este alimento  es capaz de sustituir a todo tipo de cereal, provocando una mejora en nuestra salud. 

La patata en sí no engorda, lo que engorda es la forma de preparación

La patata tiene unas 80 calorías por cada 100 gramos de alimento y cerca de un 80% de agua. Para que nos hagamos una idea: el contenido calórico de 100 gramos de patatas hervidas es igual  al contenido calórico de un yogur o de una manzana, es decir, mínimo. El tema en cuestión cambia cuando las patatas son fritas, el aceite y la grasa que contiene son lo que, verdaderamente, engorda. Sucede lo mismo que con la pasta. Este alimento en sí no engorda, sino que depende de todo de cómo lo preparemos. 

Si la cocinamos hervida puede ayudarnos a adelgazar de una forma considerable, no consiste en bajar el consumo de patata, sino el consumo de fritos, incluidas las patatas fritas. Por otro lado, es un alimento que sacia mucho, por lo que no necesitaremos comer grandes cantidades para tener sensación de plenitud. Esto juega a nuestro favor, ya que la mejor dieta es comer sin excesos, de ningún tipo. Ya no es tanto lo que comamos, sino cómo lo comamos. Si a pesar de llevar una dieta saludable y sin cantidades abundantes, no conseguimos adelgazar, entonces tenemos que visitar a un especialista en nutrición que nos indique cuáles son los mejores alimentos para nuestro organismo.