Una dieta detox de cara a la primavera

Marta Valle

Dieta detox en primavera

La primavera no sólo representa buen tiempo, flores y alergias. El comienzo de esta estación supone también uno de los momentos ideales del año para replantearnos nuestros hábitos alimenticios y comenzar una dieta detox -aprovechando la cantidad de frutas y de verduras de temporada que podemos encontrar- que nos ayude a liberar a nuestro organismo de toxinas y perder algunos de los kilos acumulados durante el frío invierno. En las siguientes líneas presentamos un modelo de régimen depurativo orientado a los meses primaverales.

Cómo hacer una dieta detox en primavera

1 Día 1: Para el desayuno, podemos comer un yogur descremado con cereales integrales y un zumo de pomelo; en la media mañana una manzana y un yogur descremado; en la comida un filete de pechuga de pollo a la plancha y una menestra de verduras; en la merienda una granada y un zumo de naranja; en la cena jamón al horno, crema de espárragos trigueros y un yogur desnatado.

2 Día 2: En el caso del desayuno dos tostadas de pan de molde integral con mermelada baja en calorías, un trozo pequeño de queso fresco y un kiwi; en la media mañana una granada y un zumo de naranja; en la comida un filete de lubina al horno y una lasaña de pisto de tomate; en la merienda una pera y un yogur desnatado; en la cena una crema de apio y alcachofa y una rebanada de piña al natural.

3 Día 3: Para empezar el día, un trozo pequeño de queso fresco, cereales integrales y un zumo de naranja; en la media mañana un yogur desnatado y un kiwi; en la comida pollo al ajillo al horno y cardo con jamón cocido; en la merienda granada con zumo de naranja; en la cena crema de calabacín y apio y un trozo de piña al natural.

4 Día 4: Dos tostadas de pan de molde integral nos servirán para empezar la jornada, con mermelada baja en calorías, un trozo pequeño de queso fresco y un kiwi; en la media mañana una manzana y un yogur descremado; en la comida conejo al horno y una ensalada de escarola con granada y queso fresco; en la merienda una pera y un yogur descremado; en la cena una crema de apio y alcachofa y una rebanada de piña al natural.