Falsos mitos sobre depresión: las personas que se deprimen son débiles

Beatriz Iznaola

La debilidad es un concepto abstracto y muchas veces falso. Nadie puede determinar que una persona es débil porque no se comporte como lo haría él o ella. En muchas ocasiones se ha llegado al punto de afirmar que las personas que se deprimen son más débiles que las personas que no lo hacen. Es una concepción errónea sobre la depresión, ya que es un trastorno emocional que nadie decide tener. La depresión tiene muchos motivos de desarrollo, pero ninguno de ellos es la debilidad de la persona que lo sufre. 

La debilidad no es un motivo de depresión

Por culpa de estas afirmaciones como "quien se deprime es porque quiere" o "las mujeres se deprimen más que los hombres", hemos llegado al punto de creer ciegamente en que la depresión es algo que se puede elegir. Se ha demostrado científicamente que la depresión no es un estado de ánimo, como la tristeza que puede cambiar de la noche a la mañana. Esta hay que tratarla y quien la sufre ha de encontrar apoyo a su alrededor. 

Si sufrir depresión solamente dependiera del grado de fortaleza de la persona sería cuestión de genética, pero no es así. Esta se desarrolla por distintos motivos como pueden ser: el estrés, el modelo de vida que llevamos, los cambios radicales e, incluso, el aprendizaje social y familiar. Aunque la depresión no sea hereditaria como conocemos el concepto hereditario actualmente, sí que influye que la persona tenga en su entorno familiar gente con depresión. Somos los que vemos y lo que vamos aprendiendo, por eso, con más razón, se afirma que nadie elige sufrir depresión. Y que no se trata de debilidad o fortaleza, sino de una serie de razones determinantes.