Cómo saber si tienes depresión: ya hay un diagnóstico científico

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Alrededor de la depresión siempre ha existido el fantasma de la subjetividad. ¿Cómo saber si una persona tiene depresión o solo está atravesando un mal momento anímico? Parece que ahora es posible obtener una constatación médica de la enfermedad en base al cortisol, una hormona que está muy ligada al estrés.

Medir la depresión de forma científica

Por tratarse de un trastorno emocional, el diagnóstico de la depresión a veces resulta difícil. Pero la Universidad de Cambridge ha desarrollado una investigación con excelentes resultados en adolescentes. Se trataría del primer marcador biológico para determinar el riesgo de depresión, especialmente en adolescentes, y se consigue midiendo los niveles de cortisol.

Se trata de un logro importante en cuanto al diagnóstico precoz y prevención de la depresión. En el estudio se comprobó cómo aquellos adolescentes que tenían un nivel de cortisol más alto por las mañanas tenían un mayor riesgo de sufrir síntomas de depresión y de desarrollar en los meses posteriores depresión o algún otro trastorno emocinal.

Si hasta ahora los indicios de depresión se buscaban en la actividad de ese neurotransmisor que conocemos bien, la serotonina, parece que la hormona cortisol sería mucho más fiable a la hora de diagnosticar este trastorno emocional. No podemos olvidar la relación que tenían los niveles de cortisol altos con el grado de estrés.

Prevenir la depresión en adolescentes

El mayor logro de este estudio de la Universidad de Cambridge se dirige, sin duda, a la prevención de las enfermedades mentales en adolescentes. Es importante porque la adolescencia presenta altos riesgos de depresión, pero es bastante difícil diagnosticarla.

Sabemos bien que un adolescente con problemas emocionales tiene todas las posibilidades de convertirse en un adulto con depresión, así que la medición del corisol puede alertarnos sobre el riesgo y actuar con el método preventivo más adecuado.

Con todas las reservas que conlleva el estado de ánimo de un adolescente, con el cortisol convertido en una señal biológica de depresión, solo queda tomar las medidas que restablezcan y fortalezcan el equilibrio emocional del adolescente que, en todo caso, pasa por una terapia psicológica y el apoyo familiar.