Terapia cognitiva para superar la depresión: un tratamiento psicológico muy eficaz

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Los diferentes tratamientos para la depresión se dedican a abordar ámbitos delimitados de la enfermedad, por eso decimos que no existe un único tratamiento para la depresión sino que la mejor opción es combinar varios de ellos. Sin embargo, la mayoría de las terapias se han dado cuenta de que son más efectivas si consideran a la depresión como un conjunto y no atacando cada síntoma por separado.

Uno de esos tratamientos que toman la depresión desde un todo y que además se actúa sobre el origen mismo de la enfermedad, sea cual sea su causa, es la terapia psicológica. Aunque hay varias terapias psicológicas, queremos centrarnos en una de ellas, que parece ser la más exitosa: la terapia cognitiva.

Qué es la terapia cognitiva

La terapia cognitiva basa su trabajo en la idea de que es nuestra forma de pensar la que nos enferma, la que nos lleva a la depresión. Por lo tanto, su método consiste en una reeducación del pensamiento, transformando todos los pensamientos negativos por otros positivos.

La depresión actúa transformando nuestro pensamiento de forma que llegamos a creer que todo está mal, que los problemas son irresolubles, que somos incapaces de afrontar la vida, nos vemos incompetentes y  es culpa nuestra todo lo que sucede a nuestro alrededor. El miedo, la inseguridad y la falta de autoestima nos llevan a un estado de tristeza, de decaimiento y hasta de parálisis.

Por eso la terapia cognitiva actúa sobre ese pensamiento erróneo, que la depresión ha convertido en un pensamiento oscuro y gris y nos ayuda a recuperar otra forma de pensar, a tomar contacto con la realidad y a recuperar la actitud para resolver los problemas y no hundirnos en ellos.

Cómo actúa la terapia cognitiva

La duración del tratamiento de la terapia cognitiva dependerá lógicamente del grado de depresión que tengamos y también de la causa de esa depresión. Pero en líneas generales se necesitan unas 120 sesiones para reeducar y modificar por completo el pensamiento enfermo por la depresión.

A lo largo del tratamiento las mejoras se van viendo en el sentido de que la persona con depresión empieza a darse cuenta que tal vez esté equivocada pensando que no hay salida, va recuperando la seguridad en sí misma y en su capacidad para resolver los problemas y comienza a considerar la posibilidad de que es posible salir de ese pozo de tristeza hasta encontrar la forma de ser feliz.

Este tratamiento psicológico de la terapia cognitiva se recomienda utilizarlo en conjunto con otros, como pueden ser los antidepresivos. Parece que es uno de los tratamientos más efectivos no solo para superar la depresión sino para evitar futuras recaídas, ya que una vez finalizado el tratamiento, la persona sale reforzada para enfrentarse a cualquier situación.

Puedes leer más artículos similares a Terapia cognitiva para superar la depresión: un tratamiento psicológico muy eficaz, en la categoría de Depresión en Diario Femenino.