Evitar el riesgo de suicidio en la depresión

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

¿Qué lleva a una persona a quitarse la vida?, ¿se podría haber evitado esa muerte?. Son las preguntas más frecuentes en torno al suicido y con unas respuestas que no tienen la claridad que nos gustaría. Un gran número de personas con depresión tienen pensamientos suicidas, algunas de ellas lo intentas y otras consiguen finalmente acabar con su vida.

Cuando hablamos de la necesidad de que el tratamiento para la depresión sea supervisado por especialistas, lo hacemos, sobre todo, para prevenir esas muertes innecesarias que derivan de los suicidios por depresión. Conviene dejar bien claro, que el objetivo del suicidio no es terminar con su vida como tal, sino terminar con el dolor y la desesperación. Así que nos mantenemos alerta frente al riesgo de suicidio en una depresión.

Síntomas de depresión con riesgo de suicidio

El desequilibrio emocional que se produce en una depresión hace que cada persona llegue a su propia visión del problema. Pero hay algo común en todas las personas con depresión y es la distorsión de la realidad. Evidentemente, cuando hay una depresión, hay un problema grave, pero al perder la perspectiva, se olvida la posibilidad de salir de esa depresión.

Por lo tanto, una persona con depresión se encuentra en una situación de tristeza permanente, de angustia y de desesperación. Poco a poco, ve cómo los síntomas de esa depresión van mermando su calidad de vida, a consecuencia del insomnio, de la medicación, del cansancio...Y más adelante comprueba cómo ha perdido tantas facultades que está incapacitada para trabajar, para reír, para hablar o para amar.

En esa situación, no deja de ser lógico buscar la manera de acabar con tanto sufrimiento, con un sufrimiento que afecta a la persona con depresión pero también a todos sus allegados. Sin embargo, la solución nunca es el suicidio, aunque a esa conclusión no puede llegar una persona con depresión. Necesitará ayuda para darse cuenta de que hay otras opciones.

Motivos por los que vivir

Debemos insistir en la necesidad de buscar ayuda psicológica para cualquier persona que esté sufriendo una depresión, tanto si ha manifestado sus deseos de terminar con su vida como si no. Pero para esos casos menos graves, en los que el pensamiento de suicidio aún no se ha arraigado, sino que se mantiene a las puertas de nuestra mente sin atreverse a entrar, hemos buscado unas cuantas razones para vivir.

No podemos poner fin a nuestra vida todavía por todas esas personas que están en nuestra vida, que nos quieren y no nos quieren perder. Pero también por todas esas personas que aún no hemos conocido. Por esos amores que hemos tenido y por los que están por llegar. Tampoco podemos perdernos el sol cada mañana y, en los días grises, no podemos dejar de empaparnos bajo la lluvia. Porque tenemos que volver a reír y a soñar unas cuantas veces más y por todo lo que nos queda por aprender. Por ese montón de libros que están sin leer.

Pero sobre todo, no podemos acabar con nuestra vida porque esta sensación de impotencia, de angustia de total desolación es temporal, pasará con ayuda psicológica, con medicamentos o con cualquier terapia alternativa. Pero llegará un momento en que empecemos a notar que podemos salir de este oscuro pozo de depresión.

Puedes leer más artículos similares a Evitar el riesgo de suicidio en la depresión, en la categoría de Depresión en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: