¿Es bueno obligarse a salir de fiesta para la depresión?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Como cualquier enfermedad, la depresión necesita un proceso de recuperación, que consiste en ir avanzando poco a poco y procurando no retroceder. El problema es que no siempre sabemos cuándo estamos listas para dar un paso más y avanzar en el tratamiento de la depresión.

Muy a menudo ocurre que, nuestra familia y nuestras amigas, preocupadas por nuestro estado de ánimo, nos alientan a salir de fiesta y olvidar nuestras penas. Pero cuando hablamos de salir de fiesta no podemos olvidar la diferencia entre estar deprimida y sufrir una depresión, porque la conveniencia o no de la fiesta cambia totalmente según la situación.

Fiesta y alcohol para superar la depresión

Si estás sufriendo una depresión como tal, es decir, un trastorno psicológico diagnosticado y además estás ya en tratamiento, podemos asegurar que la combinación fiesta y depresión no es la más adecuada. Y es que la fiesta va irremediablemente ligada al alcohol, un elemento del que debes alejarte lo más que puedas hasta que hayas recuperado el control de tu equilibrio emocional.

Porque todo el mundo sabe que hace tiempo que las penas aprendieron a nadar, así que tendremos que buscar otra cosa que no sea el alcohol para alejar la tristeza. Distinto es el caso si lo que te ocurre es que estás baja de ánimo, que estás deprimida, pero no con depresión. Entonces, la fiesta, la compañía, la música y las copas pueden ser un buen recurso para animarte.

El alcohol no es el único aspecto negativo de obligarse a salir de fiesta para superar la depresión. Según en qué momento del tratamiento para la depresión estés, puede que aún no estés preparada para el contacto social. Tu médico y tu psicólogo te recomendarán que participes de la vida social, pero siempre sin forzar, porque una mala experiencia puede hacer que des marcha atrás en tu recuperación.

Alternativas de fiesta para superar la depresión

Y es que es muy importante ir paso a paso en el camino hacia la felicidad y la estabilidad. Si te sientes insegura, con baja autoestima, si no te ves con fuerzas para ponerte estupenda y encandilar al personal, si la tristeza no se va a separar de ti en toda la noche o si las lágrimas van a amargarte una noche de supuesta diversión, lo mejor es dejar la fiesta para cuando estés más recuperada.

Eso no quiere decir que debas quedarte en casa todo el tiempo que dure el tratamiento para la depresión, todo lo contrario. Los expertos recomiendan que te obligues a salir de casa, a mantener en lo posible tu vida social y a seguir conectada al mundo. En qué grado debes implicarte en la vida social te lo irán diciendo los propios síntomas de la depresión a los que debes responder con un poco de firmeza.

Una noche de fiesta loca no va a ser la mejor alternativa de ocio en tu situación, pero sí una barbacoa con unos pocos amigos de confianza, o una tarde de café con tus mejores amigas o incluso un cóctel en un local tranquilo que no conozcas. El caso es ir experimentando y, poco a poco, ir ampliando el límite.

Puedes leer más artículos similares a ¿Es bueno obligarse a salir de fiesta para la depresión?, en la categoría de Depresión en Diario Femenino.