Alejarse del alcohol para alejar la depresión

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

En muchas culturas está tan aceptada la idea de que el alcohol mitiga la tristeza que nos conduce a tratar de ahogar nuestras penas en alcohol. Sin embargo, y aunque esta tendencia de beber y beber cuando nos sentimos mal está muy arraigada, todas sabemos perfectamente que las penas saben nadar en el alcohol.

Cuando hablamos de depresión hablamos muchas veces de alcohol, de problemas con en alcohol que pueden ser tanto causa como consecuencia de esa depresión. Lo que está claro es que el abuso de alcohol no beneficia en nada a nuestro equilibrio emocional y que puede complicar cualquier estado depresivo hasta convertirlo en una depresión grave.

El alcohol como causa de la depresión

Entre las numerosas causas de depresión encontramos motivos tan comunes como la sensación de soledad, la melancolía, el desamor, la muerte de un ser querido, una enfermedad o alguna situación traumática. Sin embargo, también podemos situar entre las causas de depresión algunos hábitos que incluimos en nuestra vida sin pararnos a pensar en sus consencuencias, como puede ser el alcohol.

No tratamos de demonizar el alcohol, ni siquiera de no tenerle en cuenta cuando queremos olvidar nuestros problemas, aunque sepamos que ni aún así funciona. Pero sí queremos hacer notar el riesgo de consumir alcohol de forma habitual y excesiva porque puede acabar destruyendo la vida de quien lo consume y de toda su familia.

Los problemas de alochol generan problemas familiares, de trabajo, de salud y de pareja, por lo que es más que frecuente que una persona con problemas de alcohol acabe sufriendo una depresión. Se trata de una los motivos por los que una persona puede llegar a perderlo todo.

El alcohol como consecuencia de la depresión

Hay casos en los que el alochol no es una causa, sino una consecuencia de la depresión. Hay personas a las que les cuesta reconocer que tienen una enfermedad, que necesitan ponerse en tratamiento y que además deben buscar ayuda profesional porque no su puede superar una depresión por uno mismo.

Esas personas que creen que simplemente están tristes, que son incapaces de pedir ayuda, que están en un momento en el que la vida les va mal, pero ya pasará, tienen una fuerte predisposición a acercarse al alcohol. Y lo único que se consigue así es aumentar la gravedad de la depresión.

Porque es cierto que el alcohol puede dar la sensación de alejar la tristeza y la melancolía, pero eso es algo que sucede únicamente en el primer momento de consumir alcohol. Si tienes algún motivo para estar triste, el alcohol no te lo va a resolver, ni siquiera te va ayudar a olvidarte de tu pena. Puede que en la primeras copas te sientas bien y no pienses en tu problema, pero en cuanto cruces la línea de una copa de más, la tristeza aparecerá con más fuerza.

Puedes leer más artículos similares a Alejarse del alcohol para alejar la depresión, en la categoría de Depresión en Diario Femenino.