Instagram, ¿la red social de la felicidad?

Instagram, ¿la red social de la felicidad?Paula Echevarría tiene más de un millón y medio de seguidores en Instagram. Foto Gtres. 

La gente se va de viaje y cuelga una foto maravillosa, con una luz estupenda, (¡vivan los filtros!) con una sonrisa de oreja a oreja. Es tan bonita la imagen que la vemos en nuestro timeline, nos detenemos en ella y pensamos: "¡Qué maravilla! ¡Qué suerte poder vivir esos momentos! ¡Qué pareja tan feliz!". Pero no nos paramos a pensar en el antes y el después de la foto: quizás el viaje ha sido un aburrimiento, no ha parado de llover en todo el día y ese ha sido el único momento de sol, o que esa pareja fantástica está pasando un mal momento y está a punto de separarse.

La realidad es que muy poca gente cuelga lo "natural" de su día a día. No nos fotografiamos recién levantados y con ojeras, tumbados en el sofá un sábado por la tarde medio dormidos o con la "legaña" pegada, y si lo hacemos, le ponemos el #hastag..."#feliz #homesweethome #alnatural #happiness y de esta manera, pasamos de un momento normal y sin "glamour" a un pequeño instante de felicidad que nos encanta.

En las redes sociales tendemos a mostrar lo mejor de nosotros mismos, una forma de buscar la aprobación de los demás: nos inclinamos a publicar cosas susceptibles de recibir "likes", mientras que nos cortamos de colgar otras menos populares. El recibir esos "me gusta" es una especie de aprobación por parte de los demás, y esto pasa, tanto en la vida on-line como off-line.

En Instagram colgamos momentos, y juzgamos y valoramos las vidas de los demás y las nuestras propias por esos momentos, casi siempre retocados, y en los que solo mostramos unos instantes de nuestro día a día.

¿Por qué es Instagram la red social de la felicidad? 

Por un lado está la búsqueda de autoafirmación o aprobación de los demás. Nos gusta transmitir que somos felices y que nuestra vida, sino perfecta, casi lo es. Compartir las cosas buenas (aunque no sean reales) produce más "likes" que las malas, por eso mostramos más lo que nos hace felices y no la realidad de un día, una semana o un mes difícil.

Muchas personas cuelgan continuamente su vida, (¡y todo es estupendo!) solamente porque los demás lo vean, aunque quizás luego sus vidas no sean tan maravillosas. Seguro que conocemos a alguien así: suben fotos continuamente de sus vidas, como si de un documental se tratase, pero no les ha ocurrido nada especial y aún así tienen necesidad de que los demás vean lo que hacen.

Algunos autores indican que la interacción social es una necesidad humana básica imprescindible para alcanzar la felicidad y las redes sociales son la nueva forma de interacción, por lo que a través de su uso podemos medir nuestro grado de felicidad. A más interacciones y amigos en las redes, más nos valoramos y más felices somos.

Estudios recientes avalan que las publicaciones que vemos en redes sociales afectan a nuestro estado de ánimo: las emociones se transfieren de unos usuarios a otros, y ver a gente feliz, nos hace estar más felices. Esto es así, y no solo con las redes sociales: exponernos a situaciones agradables nos "contagia" de emociones positivas, (alegría, felicidad...), por lo que nosotros también tendemos a colgar fotos que transmiten esas emociones.

Lo importante es que si realmente ese momento que vamos a colgar es bonito y especial, lo vivas y lo disfrutes sin estar pensando lo bien que quedaría en tu perfil de Instagram, Facebook o Twitter. Y es que la felicidad dónde está: ¿en las redes sociales o dentro de nosotros? Entonces, ¿es instagram la red social de la felicidad


Jimena Ocampo  •  jueves, 15 de junio de 2017

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Galería

  • Los perros más famosos en Instagram

    Los perros más famosos en Instagram

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x