10 trucos para ser más productiva en el trabajo y en la vida

Marta Marciel

¿Cuántas veces has sentido que se te escapaba el día entre las manos? ¿Te faltan horas para todas las tareas que tienes o quieres hacer? Se acabó esa sensación. Aunque nuestro estilo de vida puede que sea a contrarreloj, existen manera de afrontar un nuevo día para que dé tiempo a todo, o al menos para que cundan más las 24 horas. 

Cómo ser más productiva en 10 pasos

1 Sueño. Tu día no empieza cuando suena el despertador -sí, ese que tienes que apagar solamente una vez y no quince-, sino cuando te vas a la cama. A todos nos encantaría ver series hasta el amanecer, pero conforme va pasando el tiempo cada vez nos sienta peor ser noctámbulos. ¿Qué significa esto? Que aunque lo ideal sería descansar 8 horas, al menos debemos intentar que sean 7. Esto hará que lleguemos al día siguiente más descansados y sin sensación de agotamiento. 

2 Desayuno. Una vez que ya ha sonado el pitido infernal y estemos de pie, no hay opción: hay que desayunar. Sí, es la comida más importante del día, porque ayuda a que tu cerebro se ponga en forma, a hacer la digestión y de paso a no picar entre horas. Esto te hará más productiva porque aguantará tu estómago en perfectas condiciones y tu energía empezará en casa. 

3 Automotivación. Bien, lo más importante es estar a tope en lo que vas a hacer durante el día. Puede que no estés desarrollando el trabajo de tu vida, que haga un tiempo de perros o que no atravieses una etapa personal en la que estés cómoda, pero es necesaria una automotivación diaria. Al fin y al cabo, vives contigo misma todo el día. Las afirmaciones positivas y las ganas para que las horas que estás despierta sean beneficiosas para ti pueden ayudarte a vivir más feliz y plena. 

4 Actitud. No todo el mundo es capaz de ver el vaso medio lleno, pero esta actitud positiva puede hacer por nuestro cerebro mucho más de lo que creemos a priori. Si vemos en cada traspiés una oportunidad y no nos agobiamos con cada minucia diaria, la productividad puede multiplicarse. El arte de la queja para conseguir cosas es muy diferente que el hecho de quejarnos sólo por desahogo. Esto merma las capacidades y hace que finalmente no produzcamos nada en ningún aspecto. 

5 Prioridades. Tanto en el trabajo como en la vida, las prioridades son lo más relevante. Separar lo urgente de lo importante puede ayudarnos a saber en qué gastar las mayores energías. 

6 Distracciones. No sólo el móvil es una distracción. Las redes sociales son la mayor procastinación de nuestro tiempo. No significa que no puedas mirarlas nunca, sino saber cuándo hacerlo. Si tienes que hacer cosas de trabajo, déjalas a un lado. Si estás pasando tiempo con los tuyos, tal vez sea mejor guardar el smartphone. 

7 Descansos. No todo en la vida es pensar en 'hacer'. A veces el cerebro necesita una tregua. Desconecta, vete a ese lugar mental en el que vives en una isla paradisíaca y piérdete unos seguntos. Te ayudará a recargar pilas en el trabajo y también en tu vida personal, porque todos de vez en cuando necesitamos un 'break'. Si te acostumbras a tener tu parcela de placer mental, serás más productiva cada día y eso te ayudará a ser más feliz. 

8 Realidad. Puede que te hayas levantado con ganas de comerte el mundo a todos los niveles, y luego las horas y el cansancio terminen venciéndote. No te preocupes, es normal. Para que esto no se convierta en una frustración constante y una sensación de 'no llego a nada' o 'no me da la vida', entonces tienes que marcarte unas expectativas normales, aquellas que sí puedes asumir y que no sean enormes. 

9 Separación. Separar la vida personal de la profesional es necesario cada vez que te encuentras en uno de estos dos ámbitos. Si estás trabajando es difícil desconectar de que eres persona, pero si continuamente piensas en lo que tienes que comprar para casa, en los planes nada más cruces la puerta de la oficina o en lo que harás en verano, rara vez podrás llegar a lo que tus jefes te demandan. Lo mismo sucede si estás pasando tiempo con tu pareja, tus amigos o tu familia y no dejas de actualizar tu correo electrónico. 

10 Tiempo para ti. Pero sobre todo, recuerda que tú eres lo más importante de tu vida. Resérvate unos minutos para hacer aquello que te gusta: deporte, películas, un libro, o simplemente mirar a la nada e imaginar tu vida cuando te toque la lotería. Si quieres que el día te dé de sí, entonces la persona que lo lleva a cabo -tú- tiene que estar en perfectas condiciones.