Pastillas y medicamentos para el dolor de estómago

Otra alternativa a esta molestia son los remedios caseros

Marta Valle

Los dolores de estómago, salvo que aparezcan a modo de síntomas de una patología más grave y compleja, no están estipulados médicamente como enfermedad por lo que, a la hora de tratarlos, los especialistas muchas veces recurren a tratamientos alternativos basados en la alimentación o en los remedios caseros. Sin embargo, también existen fármacos en el mercado que, dependiendo de la dolencia que estemos padeciendo, pueden paliar las consecuencias negativas que estén teniendo sobre nuestro organismo. Esa es la razón por la que el diagnóstico preciso de la sintomatología va a ser absolutamente relevante.

Tipos de medicamentos para el dolor de estómago

En el caso de que suframos una indigestión, resulta importante evitar los fármacos que contengan ácido acetilsalicílico, aunque si, por una patología diferente, nos los han prescrito podremos ingerirlos después de comer, una vez que tengamos el estómago lleno. Ya sean de venta libre o recetados por el médico de cabecera, los medicamentos que nos pueden ayudar en una dolencia como la descrita son los antiácidos, así como la ranitidina y los protectores de estómago como el omeprazol. Aunque para estipular las dosis adecuadas, lo más recomendable pasa por la consulta al propio doctor.

En caso de acumulación de gases en el estómago también existen fármacos específicos que nos van a ayudar a combatir los dolores producidos por estas molestias. Son medicamentos que contienen enzimas digestivas cuyo objetivo redunda en evitar la producción de un exceso de gas asociado a diversos tipos de comidas o a una forma inadecuada de ingerirlos (haciéndolo de forma muy rápida o con poca masticación).

También es plausible la opción de que un médico nos recomiende, en el caso de que el dolor en la zona abdominal sea muy agudo, la toma de analgésicos. Salvo la aspirina, como ya hemos explicado, y el ibuprofeno que pueden incitar el sangrado en el estómago, existen fármacos como el acetaminofeno que pueden aliviar síntomas como las molestias o los pinchazos.