Dolor de estómago y de espalda al mismo tiempo

El estrés puede influir en la generación de esta combinación de molestias

Marta Valle

Dolor de estómago y espalda

Tanto el dolor de espalda como las molestias estomacales son dos anomalías muy comunes actualmente y resultan algunas de las principales causas de baja laboral entre las mujeres trabajadoras. Que ambas se den de forma simultánea y que, en definitiva, su desarrollo tenga algún tipo de relación resultan episodios bastante inusuales y que pueden significar el desarrollo de una patología más grave. También el ritmo de vida de la sociedad moderna, el estrés acumulado tanto en nuestro trabajo como en nuestro entorno privado son factores que potencialmente pueden influir en la generación de esta combinación de molestias.

Causas que originan dolor de estómago y de espalda al mismo tiempo

La enfermedad por reflujo gastroesofágico es una de las principales patologías que pueden desarrollar simultáneamente dolores en el estómago y en la espalda. Esta condición se da cuando el ácido estomacal se filtra a través del esófago hacia la garganta, llegando a causar síntomas tales como náuseas, dolor de cabeza, molestias abdominales, pérdida de apetito y dolores en la zona lumbar. Por su parte, la inflamación del apéndice puede redundar en sus fases más agudas en un desarrollo de dolores tanto en la propia zona del abdomen como en la espalda.

El tracto urinario femenino puede acumular ocasionalmente materia cristalina en una materialización de los llamados cálculos renales. Es una patología que rara vez suele desatar dolores conjuntos en el estómago y en la espalda pero cuando se conforman piedras más grandes es posible que éstos se desarrollen a medida que el cuerpo trata de mover esta gruesa materia a través de un conducto muy estrecho denominado uréter.

El dolor de espalda suele ser una anomalía que, por regla general, suele darse con notoria frecuencia durante los periodos que comprende un estado de embarazo, debido, sobre todo, a la presión que ejerce el aumento de peso sobre la parte posterior de nuestro cuerpo. Si paralelamente se desarrollan anomalías estomacales tales como diarrea, estreñimiento o cualquier disfunción relacionada con el sistema digestivo, habremos de avisar con premura a nuestro médico de cabecera ya que existe la posibilidad de que estemos padeciendo un cuadro médico de cierta importancia.