Remedios caseros para eliminar los orzuelos

Marta Valle

Remedios caseros para los orzuelos

Un orzuelo supone una inflamación de una glándula sebácea que se encuentra situada justo en el borde del párpado. Se materializa a través de una protuberancia de color rojizo que, a la vista, luce de una manera similar a un grano. En resumen, se trata de un pequeño bulto que resulta bastante molesto a la par que incómodo ya que roza constantemente con el ojo. Aunque no es, ni mucho menos, una tarea sencilla, pueden emplearse una serie de remedios caseros que nos ayuden tanto a disminuir el dolor como a reducir la inflamación.

Eliminar los orzuelos con remedios caseros

El remedio casero más común a la hora de tratar los orzuelos pasa por hervir un litro de agua y dejarlo refrescar hasta que el líquido se encuentre más bien tibio. Una vez concluida esta fase, debemos humedecer un paño limpio y colocarlo en el párpado que se encuentre afectado durante un periodo de unos diez minutos. Una vez que se enfríe, deberemos repetir el proceso hasta que encontremos cierto alivio. Este truco nos ayudará, ante todo, a drenar la pus de la protuberancia y a reducir la incidencia de la inflamación.

Otra alternativa casera para combatir las molestias inducidas en el ojo por un orzuelo consiste en lavar una hoja de acelga para después calentarla, con un poco de agua, durante unos cinco minutos. Posteriormente, hemos de colar el líquido y dejar enfriar la verdura hasta que se encuentre templada, momento en el que aprovecharemos para aplicarla directamente sobre el ojo -manteniendo siempre los párpados cerrados- que albergue la anomalía durante, aproximadamente, una media hora. Tenemos que repetir la operación unas tres veces al día hasta que el orzuelo desaparezca definitivamente.

Un remedio casero tradicional para tratar los orzuelos resulta en la utilización de las típicas bolsas de o de manzanilla que todas nosotras tenemos en la cocina. Hemos de humedecerlas -o hervirlas y dejarlas enfriar hasta que se encuentren templadas- y colocarlas directamente sobre el párpado afectado durante unos diez minutos. De esta forma, podremos reducir tanto las molestias como la inflamación asociada a esta problemática.