Remedios caseros para las muñecas abiertas

Marta Valle

Remedios caseros para las muñecas abiertas

Debido al movimiento constante y repetitivo que algunas mujeres podemos llevar a cabo con nuestras manos en labores como teclear en un ordenador, manipular herramientas mecánicas o dibujar, resulta posible la aparición de pequeñas lesiones en las muñecas que pueden generar una gran cantidad de dolor. La expresión coloquial muñeca abierta hace referencia a lo que en vocabulario sanitario podríamos conocer como un esguince en la zona. Hay que tener en cuenta que se trata de una articulación compleja e inestable que puede referir molestias al realizar este tipo de movimientos fuertes e intensos. Podemos echar mano de ciertos remedios caseros con el objetivo de paliar esta problemática.

Aliviar las muñecas abiertas con remedios caseros

Uno de los remedios caseros más comunes y efectivos para tratar las muñecas abiertas consiste en la realización de una sindactilia. Se trata de la unión forzosa, y durante un tiempo muy determinado, de los dedos corazón y anular a través de algún tipo de sujeción como esparadrapo o cinta aislante. Una vez realizada esta medida de urgencia, resulta pertinente acudir a un centro sanitario de urgencia con el objetivo de evitar males mayores y, sobre todo, que esta problemática tienda a cronificarse.

Al tratarse de una lesión inflamatoria por impacto o traumatismo, una alternativa casera para combatir las muñecas abiertas redunda en la utilización de las terapias de frío. Para ello, podemos aplicar directamente en la zona afectada una bolsa de hielo, envolviéndola alrededor de la muñeca y dejando que surta efecto durante un espacio temporal de unos veinte minutos. Podremos, por otra parte, controlar tanto el dolor como la inflamación si, mientras tanto, realizamos ligeros movimientos ascendentes con el brazo por encima de la posición del corazón.

Una vez que la inflamación y el dolor se hayan visto reducidos de forma palmaria, podemos aplicar terapias de calor como remedios caseros para sanar definitivamente una muñeca abierta. Hemos de masajear la zona suavemente durante cinco minutos tanto antes como después de la imposición de calor y utilizar una almohadilla térmica varias veces a lo largo de la jornada hasta que, pasados unos pocos días, el dolor vaya remitiendo progresivamente.

Puedes leer más artículos similares a Remedios caseros para las muñecas abiertas, en la categoría de Dolor en Diario Femenino.