5 ejercicios cardiovasculares para embarazadas

Alba Molina

Los ejercicios para las embarazadas

Realizar ejercicio físico durante el embarazo presenta múltiples beneficios. Por lo general, a no ser que se trate de un embarazo de riesgo o existan complicaciones, es aconsejable siempre hacer deporte, siempre con el consentimiento médico y bajo la supervisión de profesionales adecuados. 

Evidentemente, habrá muchos cambios en el tipo de ejercicio y la forma de llevarlo a cabo. Deben apartarse todas aquellas actividades que presentan impacto, alta intensidad o deportes de contacto, además del trabajo de abdominales.

Beneficios de realizar ejercicio físico embarazada

Se presentan muchos beneficios tanto en el cuerpo como en la mente. Mejora el sueño, reduce posibles dolores, fortalece los músculos, previene la debilidad de tejidos...Centrándonos en el ejercicio cardiovascular concretamente, durante el embarazo no importa en sentido de adelgazar, sino porque mejora la circulación sanguínea y por tanto el sistema cardiorrespiratorio. Además, previene la aparición de diabetes gestacional, hipertensión y otras posibles complicaciones, favoreciendo también la recuperación del cuerpo en el postparto.

Los 5 ejercicios cardiovasculares recomendados en el embarazo

1 Marcha en el sitio. Se trata de marchar en el mismo lugar, con las rodillas arriba, tratando de mantenir esta elevación y un buen ritmo. A medida que va avanzando el embarazo se debe bajar esta distancia y la intensidad.

2 Uves. Este ejercicio es muy sencillo. Es muy típico de disciplinas de baile, clases como aeróbic, step...Trata de dibujar con las piernas una forma de uve, abriendo las piernas hacia adelante y juntándolas hacia atrás. Se puede hacer primero con la derecha dominando, y después con la izquierda.

3 Patinadores. Se debe simular el patinaje o el esquí. De pie, con los pies separados un poco más de la anchura de hombros, cambiar la posición cruzando una de las piernas hacia atrás, con el brazo contrario extendido al frente. Ir cambiando de posición pasando siempre por la inicial en el medio.

4 Rodilla al pecho. Este ejercicio se realiza primero con una pierna y luego con la otra. Se eleva la rodilla de forma ràpida hacia el pecho- con cuidado, y dependiendo del estado de la gestación, más que al pecho, se debe llevar hacia el hombro- manteniendo el cuerpo un poco inclinado hacia delante y la otra pierna fija en el suelo.

5 Talón al glúteo. Se deben elevar los talones hacia los glúteos, de forma alternativa y basculando el peso de un lado hacia el otro. Para aumentar la intensidad se pueden añadir puñetazos hacia adelante estirando y encogiendo brazos como si se boxeara