Remedios caseros para prevenir las piedras en la vesícula

Marta Valle

La vesícula biliar es un pequeño órgano situado en la parte derecha del cuerpo humano y que forma parte del sistema digestivo, cuya función principal reside en el almacenamiento y la concentración de la bilis segregada por el hígado hasta que es requerida para participar del desarrollo de la digestión. Sin embargo, una anomalía en dicho órgano puede provocar una concentración anormal en la bilis de ciertas sustancias perjudiciales como ácidos o colesterol que redunde, en definitiva, en la formación de piedras. Patología especialmente molesta que puede tratarse médicamente y prevenirse a través de ciertos remedios caseros.

Prevenir la formación de piedras en la vesícula mediante remedios caseros

Uno de los remedios caseros fundamentales para prevenir la formación de piedras en la vesícula consiste en un concienzudo análisis de nuestros hábitos alimenticios. Y es que una dieta inadecuada puede ser el camino más sencillo a la hora de desarrollarlas. Para ello es importante no pasar muchas tiempo sin comer ya que, según algunos estudios científicos, las mujeres que pasan más de 14 horas sin ingerir alimentos son más propicias a la formación de cálculos en la vesícula. También podemos echar mano de alimentos ricos en magnesio como las espinacas o reducir el sobrepeso de forma gradual, en caso de tenerlo, para reducir el riesgo a padecer esta anomalía.

Otra alternativa casera es la utilización de ciertas hierbas medicinales que pueden aportar beneficios a las mujeres que han desarrollado cálculos en la vesícula biliar. Es el caso de la nébeda, el diente de león, el hinojo, el perejil, el ñame silvestre, la cola de caballo o el jengibre. Algunas de ellas pueden prepararse a modo de infusión, otras sirven para complementar de forma saludable nuestras comidas.

El vinagre de manzana es otro remedio casero que puede sernos de utilidad para combatir la formación de piedras en la vesícula. Para ello podemos tomar, durante un plazo de cuatro días seguidos, media taza de este producto con otra media taza de agua unas cinco veces al día. También puede mezclarse este vinagre con aceite de oliva para conformar una combinación óptima que evite el desarrollo de estos molestos cálculos.