Malas posturas en el trabajo que provocan dolor de espalda: cómo sentarse

Malas posturas en el trabajo

Mantener una postura correcta en nuestro puesto de trabajo supone un elemento fundamental a la hora de evitar el padecimiento de patologías que están relacionadas con la espalda. Ya sea en un trabajo sedentario, en el que nos encontremos en un escritorio o frente a una caja o un ordenador, u otro de calificación más física, adoptar malas posturas puede redundar en la generación de problemáticas específicas como lumbalgia, escoliosis o cervicalgia.

Cuidar la higiene postural es la base de la salud de la espalda

Cuando se desarrolla un tipo de trabajo más puramente físico, las empresas tienden a dar instrucciones precisas a este respecto con el fin de prevenir accidentes laborales que perjudiquen la salud de sus trabajadores. O, al menos, deberían ser conscientes de la importancia de hacerlo. Sin embargo, en trabajos sedentarios, con gran asentamiento en la sociedad actual, es mucho más complicado controlar el aspecto postural, puesto que la responsabilidad individual adquiere mayor importancia si cabe.

Técnicamente, la adopción de una postura correcta pasa por la alineación proporcional y simétrica de los diferentes segmentos corporales en torno al eje de gravedad. Hablando en términos más pedestres, la postura correcta es la que mantiene alineada la columna vertebral y, por lo tanto, no se aumentan ni se exageran las curvas lumbar, dorsal y cervical.

Estudios recientes han revelado, de hecho, que uno de los factores que más está influyendo actualmente –dentro del ámbito laboral- en la aparición de dolores en la zona es la tendencia a sentarse con la espalda curvada en forma de C. De esta forma, distorsionamos la curva natural que ha de adoptar la parte lumbar, traduciéndose en un importante peligro para la salud y generando numerosas bajas laborales.

Como adoptar una postura correcta en el trabajo

Si desarrollamos un trabajo sedentario debemos mantener la espalda pegada al respaldo de la silla, sin flexionarla, manteniendo intacta la curva natural de la zona, sin forzarla . También es importante que las piernas formen un ángulo recto y los pies estén posados en el suelo o en una superficie de apoyo si se precisa. En el caso de trabajar con un ordenador, la pantalla debe estar siempre a la altura de los ojos y la mesa adaptada a nuestra altura. A la hora de descansar, resulta conveniente levantarse y estirar las piernas cada 50 minutos aproximadamente.

Por otra parte, si nuestro trabajo se desarrolla de pie, resulta esencial que mantengamos la espalda lo más recta posible. La zona de trabajo debe estar a una altura que nos permita realizar nuestras tareas sin forzar la espalda. También es importante cambiar de postura y reposar, ocasionalmente, en un asiento de forma que podamos relajar los músculos

Marta Valle  •  miércoles, 1 de mayo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x