Hernias de espalda: qué es una hernia y tipos de hernia

Tipos de hernia

Técnicamente, una hernia es aquella protuberancia de un órgano o parte de un órgano a través de la pared de la cavidad que normalmente lo contiene. Por norma general, una hernia se produce cuando hay algún tipo de desgarro o debilidad en la pared abdominal (dado que son las más frecuentes), ya sea a consecuencia de una lesión, de los efectos del envejecimiento, de una afección congénita o de alguna incisión quirúrgica antigua. Aún así, este tipo de patología puede afectar a otras partes como la zona lumbar en el caso de la hernia discal.

Tipos de hernia: hernias inguinales

En esta tipología, podemos hablar, en primer lugar, de las hernias inguinales directas producidas en la zona final del músculo al lado de la ingle. Son dolencias bastante frecuentes en hombres mayores de 40 años, causadas bien por el propio efecto del envejecimiento, bien por algún tipo de lesión.

Las hernias en la zona inguinal también pueden ser indirectas, de hecho son las más habituales en los varones. Se produce cuando la propia grasa o un asa intestinal hace presión contra la ingle o a través de dicha región.

Por último, las hernias de ingle más frecuentes en las mujeres son las femorales que aparecen como una debilidad manifiesta en la zona del canal femoral de la ingle.

Tipos de hernia: hernias abdominales

A causa de una cirugía que haya afectado a la zona abdominal, existe un riesgo elevado para la aparición de la llamada hernia incisional. Se manifiesta a través de la propia cicatriz causada por la operación, ya sea tan sólo unos meses después o, incluso, tras años desde la incisión.

También los niños, al igual que los adultos, pueden verse afectados por un tipo de hernia conocida como umbilical. Como su propio nombre indica, se circunscribe al anillo formado por el ombligo y puede ser causada por un exceso de tos, un embarazo o la obesidad.

La hernia epigástrica puede presentarse tanto en hombres como mujeres a través de la pared abdominal, entre el ombligo y la parte inferior del esternón. Una debilidad congénita, en combinación con una fuerte presión intrabdominal, es la causa principal de esta dolencia.

Marta Valle  •  miércoles, 1 de mayo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos