¿Se puede coger una baja laboral por un dolor de espalda?

Marta Valle

Baja laboral por dolor de espalda

El dolor lumbar es una de las enfermedades más comunes que se tratan en los centros de salud, en concreto ocupa la segunda posición en consultas después de las patologías que afectan a las vías respiratorias. Uno de los tratamientos básicos de las dolencias relacionadas con la parte posterior de nuestro cuerpo consiste en la toma de analgésicos, la aplicación directa de calor en la zona y el reposo. Obviamente, esta metodología lleva implícito el hecho de la solicitud de baja laboral por parte de la trabajadora. Sin embargo, estudios recientes sugieren que este tipo de tratamiento realmente no ayuda a la paciente a recuperarse.

Dolores de espalda que causan bajas laborales

Los expertos en medicina consideran que los casos de dolores en la espalda, especialmente en los casos de lumbalgias por ser más frecuentes y correr mayores riesgos de causar bajas laborales, deben tratarse de forma individualizada y ajustarse a cada caso en función tanto del tipo e intensidad del dolor como de la edad de la paciente o los antecedentes previos. Se considera de forma negativa, por tanto, el hecho de que se siga una operativa homogénea para todos los pacientes que sufran un dolor de espalda y no se separen teniendo en cuenta las circunstancias que propician cada dolencia.

Investigaciones recientes inciden, por otra parte, en el hecho de que la mejor terapia para recuperarse de un dolor de espalda resulta en mantener las actividades rutinarias en la medida de lo posible ya que el reposo continuo, más allá de dos o tres días en los casos más agudos, puede incluso retrasar la recuperación. Sin embargo, este tipo de observaciones han de quedar siempre a discreción del facultativo, puesto que nuestra problemática en la espalda puede requerir ese reposo que tanto se pretende criticar a día de hoy.

Otro elemento que hay que tener en cuenta es que una gran cantidad de dolores de espalda se desarrollan a causa de una mala higiene postural. Y ésta puede ser deficiente tanto por desidia de la paciente como por la inaccesibilidad a un mobiliario adecuado en el puesto de trabajo. Si este es el caso, un médico comprenderá una baja laboral como una necesidad para que sea posible un distanciamiento temporal de la causa del problema.