Tumores en la espalda: síntomas y tratamiento

Tumores en la espalda

Dentro de la excepcionalidad que supone padecer un tumor en la espalda, lo más habitual recae en los llamados tumores vertebrales. Estos son poco frecuentes ya que la columna supone más bien un lugar común en el que algunos cánceres generados en otras partes del cuerpo se han diseminado. Cuando se da este proceso, es posible que afecte a una o más vértebras o que, incluso, cause compresión en la medula espinal.

Los tumores vertebrales pueden ser de dos clases: benignos o malignos. Aunque los tumores benignos pueden llegar a destruir el tejido óseo, no disponen de la capacidad de afectar a otros tejidos. Por otro lado, los tumores malignos pueden expandirse a través de una invasión de la estructura de las vértebras o diseminándose a otros órganos.

Síntomas de los tumores en la espalda

El síntoma más habitual redunda en la generación de mucho dolor en la zona. Además, éste puede estar concentrado en la espalda o expandirse hacia las extremidades inferiores. Sea cual sea el origen del dolor, el cáncer de columna genera un constante malestar que termina por convertirse en crónico. Si el tumor llega a presionar fuertemente los nervios, la mujer afectada puede llegar a padecer debilidad. Esto es así ya que si se forma una importante inflamación en la espalda, el cerebro no se podrá comunicar eficientemente con las piernas provocando que la paciente se sienta débil.

El sentido del tacto también puede llegar a verse afectado por un tumor en la columna vertebral. Sintomatología molesta al igual que la incontinencia o, incluso, la parálisis de alguno de los miembros afectados, llegando a provocar la inmovilización parcial de nuestro organismo.

Tratamiento de los tumores en la espalda

El tratamiento de los tumores en la columna vertebral que terminan por ocasionar cáncer a menudo necesitan de la cooperación de diversos especialistas, de forma que el diagnóstico sea lo más efectivo posible. Además de nuestro médico de cabecera como primera figura referencial, podemos contar con profesionales como cirujanos de la columna, oncólogos o patólogos.

El tipo de enfoque que se dé tanto al diagnóstico como al tratamiento en sí va a depender tanto de la salud del paciente como los resultados que devuelva la biopsia. La gran mayoría de pacientes necesitan de una combinación de procesos quirúrgicos y no quirúrgicos que pueden pasar desde el mero corset hasta la quimioterapia, el tratamiento del dolor o la radioterapia.

Marta Valle  •  lunes, 10 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x