Los grandes enemigos de la vagina

Andrea Collantes

La vagina es uno de las partes más sensibles de nuestro cuerpo, y como tal debemos cuidarla y protegerla de los agentes externos que puedan dañarla.

Al ser tan delicada, es muy susceptible a ciertas sustancias o hábitos que pueden ser sus grandes enemigos. Por ello, desvelaremos los riesgos más comunes a los que puede verse expuesta y cómo podemos evitarlos.

Nuestro mayor enemigo: las infecciones vaginales

En la vagina conviven en armonía distintos microorganismos que en ciertos momentos de nuestra vida, pueden verse descompensados, dando lugar a una infección vaginal.

Las infecciones vaginales, también conocidas como vaginitis, son uno de los motivos más frecuentes por las que las mujeres acuden al ginécologo.

Entre las enfermedades vaginales más frecuentes encontramos la vaginosis bacteriana, la tricomoniasis y la candidiasis.

Algunos de los síntomas comunes en este tipo de infecciones se manifiestan mediante el cambio de color y olor del flujo vaginal y la inflamación, ardor o picor, especialmente en las dos últimas enfermedades mencionadas.

Las relaciones sexuales sin preservativo, la toma de antibióticos o una higiene inadecuada, pueden hacer de la vagina el lugar idóneo para la multiplicación de las bacterias dañinas para la flora vaginal.

Cómo prevenir infecciones y cuidar de la vagina

Sobre todo en la higiene íntima, hay una serie de hábitos contraproducentes que quizá no creemos tan agresivos pero que son determinantes.

Los baños de espuma, jabones perfumados, desodorantes o perfumes exponen a nuestra vagina a grandes riesgos de infecciones al desequilibrar la flora vaginal. Los jabones que se deben usar son aquellos con el Ph ácido o neutro.

Las duchas vaginales están prohibidas ya que lo único que se hace con ellas es que las bacterias proliferen a sus anchas y la vagina quede expuesta a las distintas infecciones vaginales.

Siempre que te limpies o laves la zona genital hazlo de delante hacia atrás y no al contrario ya que en el recto hay muchas más bacterias que estaríamos llevando hacia la vagina.

El uso de salva slips a diario no es aconsejable ya que la zona vulvar no transpira correctamente. Además cuando estés con el periodo, recuerda siempre cambiar el tampón cada 4-8 horas y la compresa frecuentemente.

No uses ropa demasiado ajustada y evita las lycra u otro tipo de tejidos que no sean 100% algodón para tu ropa interior.

Puedes leer más artículos similares a Los grandes enemigos de la vagina, en la categoría de Ginecología en Diario Femenino.