Uso de los óvulos vaginales, el remedio a las infecciones vaginales

Es recomendable realizar el tratamiento por la noche

Tamara Sánchez

Uso y aplicación de los óvulos vaginales

Las infecciones vaginales son un problema más común de lo creemos, ya que la mayoría de las mujeres padece, al menos una vez a lo largo de su vida, una infección en la zona genital. Generalmente, éstas se producen por una descompensación en el equilibrio natural de la flora, la cual está compuesta por un conjunto de microorganismos que protegen la vagina.

La toma de antibióticos, el embarazo, la diabetes o el uso de jabones o perfumes excesivamente agresivos para la zona, entre otras cosas, pueden propiciar la disminución o aumento de estos microorganismos, generando una infección. Además de una posible irritación y sensación de ardor en la vulva y la vagina, una de las pistas más fiables para percatarnos de la existencia de una infección es a través del flujo vaginal. Si notamos que éste cambia de color, textura u olor significa que algo no va bien. Las infecciones más habituales son producidas por cándidas u hongos, es por ello por lo que, este tipo de afección se conoce como candidiasis vaginal.

Usos y aplicación de los óvulos vaginales

Frecuentemente, el tratamiento indicado para este tipo de desajustes son los óvulos vaginales. Son unas cápsulas pequeñas, parecidas a los supositorios, que suelen contener clotrimazol y que se introducen en la vagina para la prevención y curación de este tipo de infecciones. Su forma de aplicación es muy sencilla, simplemente tendrás que introducir el comprimido en el interior de la vagina, generalmente con los dedos o con ayuda de un aplicador que va incluido en la caja del medicamento.

Progresivamente y gracias a la temperatura de la vagina, se irá disolviendo haciendo efecto durante las horas posteriores. Es recomendable realizar el tratamiento por la noche ya que durante este periodo de tiempo el cuerpo estará en reposo y de esta forma te asegurarás de no expulsar el óvulo al exterior. No obstante, deberás utilizar un salva slip para evitar que tu ropa interior se manche ya que, al irse disolviendo, el óvulo va liberando una sustancia blanquecina.

Este tipo de óvulos tienen la ventaja de que actúan directamente sobre la zona donde se encuentra el problema, es decir, en la vagina. Al contrario de lo que sucede con los medicamentos orales, los óvulos no tienen que pasar por el tracto gastrointestinal ni por el torrente sanguíneo antes de hacer efecto sobre la dolencia o lesión existente.

Los óvulos vaginales son suministrados sin receta médica pero, es aconsejable que acudas a tu ginecólogo para que te realice un examen citológico completo que determine el tipo de infección que padeces. De este modo, te prescribirá el tratamiento concreto y adecuado que erradicará el problema de forma eficaz. Para ayudar a prevenir infecciones, usa ropa interior de algodón, jabones íntimos neutros y mantén la zona siempre seca, ya que la humedad hace más propicia la proliferación de las bacterias.

Instrucciones para colocar correctamente los óvulos vaginales

Instrucciones para poner óvulos vaginales

Los óvulos vaginales se fabrican con la forma idónea para introducirlos en la vagina con facilidad por lo que el proceso para hacerlo no te resultará demasiado complicado. Solo tienes que relajarte y seguir los pasos que te mostramos a continuación:

1 En primer lugar lávate las manos.

2 Extrae el óvulo de su correspondiente envoltorio.

3 Como ya te hemos indicado anteriormente, algunos óvulos vaginales vienen con un aplicador incluido. En este caso deberás colocar el óvulo en el agujero que hay en la punta del aplicador antes de introducirlo en la vagina.

4 Para que te resulte mucho más sencilla la colocación del óvulo deberás estar sentada o tumbada con las piernas abiertas o ligeramente flexionadas.

5 Ya sea con los dedos o ayudándote del aplicador, debes introducir el óvulo en el interior de la vagina despacio y con suavidad. Empuja hasta que esté lo más adentro como sea posible. Si empleas el aplicador, deberás presionar sobre el émbolo del mismo para liberarlo y a continuación retirarlo con delicadeza.

6 Por último deberás lavarte de nuevo las manos para eliminar los restos que hayan podido quedar en la piel al manipular los óvulos vaginales. ¡Listo! Muy pronto te hará efecto y los síntomas de la infección desaparecerán por completo.

Algunas consideraciones sobre los óvulos vaginales

Consideraciones sobre los óvulos vaginales

Antes de ponerte un óvulo vaginal, es recomendable que leas con mucha atención el prospecto que viene en el envase. Deberás tener en cuenta una serie de consideraciones.

+ Debes completar el tratamiento de principio a fin. Esto quiere decir que si por ejemplo en mitad del tratamiento te baja la menstruación, deberás aún así seguir aplicando los óvulos. Eso sí, en este caso tendrás que dejar de utilizar tampones o copa menstrual.

+ No debes utilizar el aplicador para introducir los óvulos en la vagina en el caso de estar embarazada.

+ Los óvulos vaginales pueden afectar a la eficacia de algunos métodos anticonceptivos como el diafragma o el preservativo. Por eso, lo más aconsejable es que, durante los días que dura el tratamiento, no mantengas relaciones sexuales. De esta forma, también ayudarás a calmar los síntomas de la infección.

+ Los óvulos no deben utilizarse después de la fecha de caducidad que aparece en el envase ya que habrán perdido su eficacia.

+ Debes guardarlos en un lugar fresco y seco, lejos del alcance de los niños.

¿Y tú? ¿Has utilizado óvulos vaginales alguna vez? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.