Para qué sirven los óvulos vaginales

La vagina es la zona del cuerpo más propensa a las infecciones

Tamara Sánchez

Los óvulos vaginales son el gran desconocido para aquellas mujeres que nunca han padecido una infección. Sin embargo, si alguna vez has sufrido por ejemplo, hongos vaginales (candidiasis), sabrás que los óvulos son un producto creado para el alivio no solo de los síntomas, sino también para la curación de este problema. A veces, el flujo vaginal es el indicador de que algo no marcha bien en la vagina.

Los óvulos vaginales y su funcionamiento

Los óvulos vaginales son un medicamento que se administra en el interior de la vagina. En ocasiones vienen con un aplicador para facilitar la inserción, aunque en la gran mayoría de ocasiones se deben introducir con ayuda del dedo, intentando que se queden lo más profundo posible. Mientras se está manteniendo un tratamiento con óvulos vaginales no se pueden mantener relaciones sexuales debido a que reducen la eficacia de algunos métodos anticonceptivos como el preservativo. Además, el sexo puede empeorar los síntomas.

Este tipo de óvulos tienen la ventaja de que actúan directamente donde está el problema –en la vagina- y no tienen que pasar por el trato gastrointestinal ni por el torrente sanguíneo antes de actuar sobre el problema en cuestión. De esta forma, el medicamento no pierde su eficacia porque actúa directamente sobre el foco de la infección.

La vagina es la zona del cuerpo más propensa a las infecciones como la vaginosis bacteriana o la infección por hongos. A las mujeres les puede resultar muy útil el uso de estos óvulos vaginales para tratar la infección de forma directa en lugar de tomar medicamentos orales que además de ser menos eficaces para este tipo de problemas, pueden tener más efectos secundarios.

Una vez que el óvulo es introducido en la vagina se disuelve y se forma una pasta blanca durante varias horas. Siempre es aconsejable aplicar el tratamiento por la noche porque al estar durmiendo durante varias horas será más efectivo y no te molestará en las braguitas esta pasta blanca. La duración del tratamiento dependerá de la gravedad de la infección. El uso de este tipo de óvulos vaginales está permitido para las mujeres embarazadas que suelen ser bastante propensas a este tipo de afecciones ya que sus defensas suelen ser más bajas.

¿Cómo se colocan los óvulos vaginales? Explicación paso a paso

Los óvulos vaginales tienen una forma ovalada similar a la de un supositorio. Su inserción dentro de la vagina es más sencilla de lo que piensas. Solo tienes que relajarte y seguir los siguientes pasos:

1 Lávate las manos con agua y jabón.

2 Saca el óvulo de su envoltorio.

3 Como te hemos indicado anteriormente, algunos óvulos vaginales vienen con un aplicador incluido en su caja. En estos casos, el óvulo debe situarse en el agujero que hay en la punta del aplicador antes de ser introducido. Una vez colocado, debes presionar el botón del mismo para liberarlo. Después tienes que retirar el aplicador con suavidad.

4 Para insertarlo en el interior de la vagina debes estar sentada o tumbada con las piernas abiertas y ligeramente flexionadas (¡es la posición más cómoda!).

5 Lo hagas con el aplicador o utilizando los dedos, lo importante es que introduzcas el óvulo con suavidad empujándolo lo más hacia dentro como te sea posible.

6 El óvulo contiene en su interior una sustancia activa la cual empieza a liberarse lentamente  en la vagina gracias a su óptima temperatura. Como ya hemos mencionado, la liberación de esta sustancia crea una pasta blanca, por lo que es aconsejable que utilices un salvaslip para no machar tu ropa interior.

7 Por último, deberás lavarte nuevamente las manos para eliminar los restos que hayan podido quedar en la piel al estar en contacto con los óvulos vaginales.

Recuerda que es recomendable seguir este tratamiento bajo la supervisión de un profesional médico.

¿Y tú? ¿Has utilizado alguna vez óvulos vaginales? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.